Cabe recordar la normalidad del mercado es justo la situación opuesta, conocida como “contango”, en que los precios de futuros son más altos que el “spot”.

 

Ayer el oro y la plata tuvieron una fuerte caída en sus cotizaciones, cuyos mínimos del día fueron de 1,281.70 y 20.57 dólares la onza troy, respectivamente.

Hace un mes, relatamos que pese a haberse reducido, el oro había mantenido su anormal condición de “backwardation” (retroceso). Esto es, que el precio “spot” o al contado era superior al de los contratos de futuro más cercanos, o lo que es lo mismo, que su curva estaba invertida.

PUBLICIDAD

Cabe recordar la normalidad del mercado es justo la situación opuesta, conocida como “contango”, en que los precios de futuros son más altos que el “spot”.

El análisis de esta relación entre precio actual y futuro se realiza a través de lo que se conoce como Base y Cobase del oro (gold basis and Co- Basis)

La Base tiene su origen en el mercado de materias primas agrícolas. En términos muy simplificados, la Base es la diferencia que hay entre el precio del contrato o contratos de Futuros más cercanos y el del metal al contado (spot).

Una Base alta y creciente (contango) indica abundancia de existencias, y una Base baja y descendente, lo contrario.

La Cobase, en cambio, se obtiene deduciendo del precio “spot”, el del futuro correspondiente.

Una Cobase negativa es señal de que los inventarios de oro son abundantes. Una positiva (backwardation) indica que el oro está “escaso”.

Esto constituye una anormalidad porque en realidad no existe la “escasez” de oro, entendida como un agotamiento de sus existencias. ¿Por qué? Porque casi todo el que ha sido extraído de la tierra permanece con nosotros, atesorado, gracias al elevado valor que la gente le otorga. Esta es la razón principal por la que no debe ser considerado como cualquier “materia prima”. No es una más de ellas.

Ahora, lo estrecho del mercado solo es posible si los tenedores del metal no están dispuestos a enajenarlo a determinados (bajos) precios.

En agosto, le relatamos que la backwardation había disminuido gracias a la subida de precio que el rey de los metales observó desde el 28 de junio, cuando toco piso en 1,192 dólares (London PM Fix), hasta el máximo alcanzado el 28 de agosto de 1,419.50 dólares la onza troy (London PM Fix). Mayor precio convenció a más tenedores a traer su oro al mercado.

Durante septiembre esta circunstancia continuó.

Aunque el oro durante todo el mes se mantuvo por debajo de 1,400 dólares la onza troy (1,348.80 fue el promedio del London PM Fix), al final logró salir de la backwardation el 20 de septiembre. La lectura actual de la Cobase es de -0.10 % (-30 centavos).

El gráfico siguiente –cortesía de Sandeep Jaitly de Feketeresearch.com, ilustra los momentos exactos en que los contratos de oro a diciembre y febrero (líneas difuminadas) salieron de backwardation. Las líneas rojas representan la Cobase y las azules la Base.

Basis Co Basis september

 

De forma paralela esto también se vio reflejado en que la tasa GOFO (Gold Forward Offered Rate) a un mes, pasó nuevamente a terreno positivo de forma constante a partir del 13 de septiembre.

No obstante, reiteramos que es de esperar que la backwardation vuelva a presentarse a medida que nos acercamos a su vencimiento. El proceso se aceleraría conforme bajen más los precios.

Reiteramos que el análisis y seguimiento de la Base y Cobase del oro, el dinero real, es fundamental para entender lo dañado que está estructuralmente el sistema monetario global.

El Prof. Antal Fekete, fundador de la Nueva Escuela Austríaca de Economía, ha insistido que la tendencia es hacia una backwardation permanente del oro, que significa que seguirá siendo acumulado y por ende sacado cada de la circulación, en cantidades crecientes, por los inversores más avezados.

Esto, con un sistema de reserva fraccionario como el que opera en este mercado, significa que el final del camino es un barranco hacia el incumplimiento de pago/entrega del metal, y por tanto, hacia el colapso del mercado de futuros y del sistema financiero internacional. No hay oro suficiente para todos.

De ahí que la preferencia por el dinero real siga prevaleciendo, como se observa en los niveles de Base y Cobase actuales, cuyas lecturas no tienen precedentes.

En estas circunstancias, no debemos perder de vista lo que ocurre en el mercado de futuros del Comex (Commodity Exchange). En este blog le informamos hace un mes, que el “ratio de cobertura” se encontraba en 94 “dueños” por onza de oro registrado (“registered gold”) en sus bóvedas.

Ese indicador se obtiene dividiendo el Interés Abierto por el oro “registrado”, es decir, aquel susceptible de entrega contra algún contrato que no ha sido cerrado.

La actualización de los datos nos confirma que esta posición se sigue agravando, pues el ratio ya se encuentra en el histórico de 108 “dueños” por onza de oro. (gráfica de Sandeep Jaitly)

 

Dueños por onza de oro Comex

 

El metal precioso sigue saliendo de las bóvedas del Comex. No hay lingotes que alcancen.

Todo lo anterior, reafirma que la salida de la backwardation será temporal, y que la tendencia sigue siendo hacia la permanencia.

Así pues, los refugios financieros más antiguos que existen, seguirán brindando amparo ante del colapso financiero mundial que se avecina. Las inversionistas con “manos fuertes” deberán seguir aprovechando cada baja importante para incrementar sus tenencias de oro y plata físicos, los últimos extintores de deuda, o de lo contrario corren el riesgo de ser una víctima más de la quiebra inevitable del sistema. La advertencia, ahí queda.

 

Contacto:

Twitter: @memobarba

Facebook: facebook.com/memobarba

email: [email protected]

Blog: http://inteligenciafinancieraglobal.blogspot.mx

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Apple retrasaría lanzamiento de nuevo iPad Mini
Por

Debido a la demora en la fabricación de las pantallas “retina display” para el dispositivo, la firma aplazar...