Notimex.- El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, reconoció que después del Operativo Culiacán, en el que se detuvo y liberó al presunto narcotraficante Ovidio Guzmán, “estamos obligados a revisar y ajustar protocolos de actuación”.

En su comparecencia ante la Comisión de Seguridad Pública del Senado, indicó que en el caso Culiacán “por su peso histórico el país merece la verdad”, por lo que se informará según avance la investigación, y dejó claro que “no cambiaremos versiones si los datos de la investigación no nos obligan a hacerlo”.

Sostuvo que “no tenemos nada que ocultar” porque se trabaja con transparencia, y que la información que al principio se expuso correspondió a la información disponible en ese momento.

“Los hechos cambiantes por instantes modificaron la información proporcionada a la opinión pública, pero jamás hubo dolo”, remarcó.

Lee: Gobierno está abierto a críticas para reforzar plan de seguridad: Durazo

Acompañado por los titulares de Marina, José Rafael Ojeda, y del comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, reiteró que el gobierno federal determinó en el caso Culiacán que aquello que se encarrilaba a un episodio de guerra y derramamiento de sangre inocente “se resolviera privilegiando la paz pública como lo teníamos instruido por el Presidente de la República”.

Insistió en que el fondo el debate es sobre dos visiones distintas: “la de quienes quieren combatir a la delincuencia organizada a toda costa, caiga quien caiga, y la de quienes pensamos que ya fue suficiente el derramamiento de sangre que desde hace años padecemos.

“La de quienes creen que la sola aplicación de la ley en crudo resolverá el problema y la de quienes consideramos que mientras no se ataque a plenitud las causas que generan la violencia, la inseguridad seguirá presente”, externó Durazo.

Planteó que la estrategia que se aplicó en el pasado basada en el uso de la fuerza policial y militar probó ya sus límites y generó decepciones, pues no hubo logros relevantes en los sexenios en que se aplicó, ya que se detuvieron tantos objetivos prioritarios como se propusieron y se incrementaron el uso de la fuerza y los presupuestos, pero la inseguridad creció de manera exponencial.

El funcionario federal añadió que “si vemos el tema de la inseguridad estamos obligados a reconocer que es una tragedia que lleva décadas”.

Te puede interesar: Si mi renuncia resolviera la inseguridad, la presentaría: Durazo

No hemos evadido responsabilidades, asegura

Durazo Montaño dijo que el actual gobierno federal ha enfrentado el tema de inseguridad de forma coordinada con los gobiernos estatales y municipales al margen de su filiación partidista y sin repartir culpas o evadir su responsabilidad.

“Es menester acometer el tema de la seguridad como una labor de Estado que involucre a todas las instituciones e implique seriedad, corresponsabilidad y con una visión de largo plazo por parte de los tres niveles de gobierno, los tres poderes y todos los sectores de la sociedad sin distingo de filiaciones partidistas o enfoques ideológicos”, expuso.

Insistió que se ha enfrentado el reto de la inseguridad de forma coordinada con todos los niveles de gobierno “sin echarnos la bolita unos a otros, sin repartir culpas, ni eludir responsabilidades”.

“Nos hemos sumado en un trabajo conjunto, coordinado y permanente para garantizar mejores condiciones de seguridad en todos los niveles de gobierno, con independencia del carácter federal, estatal o municipal de los delitos”, comentó.

Lee también:
No habrá intervención extranjera, revira AMLO a Trump, sobre guerra contra cárteles

Ante senadores de todos los partidos, confió en que por esa ruta “desde ahora y en el futuro, valiéndonos de toda nuestra determinación, voluntad de entendimiento y afán de colaboración es posible superar los problemas de seguridad y entregar muy pronto un México en paz a las futuras generaciones”.

Durazo Montaño indicó que las organizaciones delictivas tienen un poder creciente, funcionan ahora como verdaderas corporaciones y es sólo a través de la inteligencia financiera que será posible combatir sus flujos ilegales de capital.

En este contexto, detalló que se han presentado 544 denuncias que involucran a mil 995 personas físicas y morales por lavado de dinero; se han congelado cuentas por cinco mil 160 millones de pesos y 47 millones de dólares.

“No hay precedente en la historia de nuestro país sobre un resultado de esta naturaleza a escasos 10 meses de iniciado el actual gobierno”, aseguró.

Reconoció el apoyo y patriotismo del Senado de la República en la creación de la Guardia Nacional y los exhortó a que con “ese mismo espíritu” apoyen la tarea que se nos avecina en materia de seguridad en el país.

+POPULAR
Gobierno de AMLO, incapaz y en crisis, tras ataque a familia LeBarón: prensa internacional

 

Siguientes artículos

La 4T hereda y da continuidad a programas sociales inservibles
Por

8 de cada 10 programas sociales del gobierno federal que operaron en 2018, presentan problemas en el alcance de sus meta...