Si las paredes hablaran relatarían con sorna las paradojas del destino: un edificio construido por el comunista Stalin se ha convertido en el hotel más ostentoso de Moscú, el Radisson Royal Hotel. 

 

Por Victoria Mass

Es el epicentro de los business meetings en la capital rusa. El año pasado fue nombrado el mejor establecimiento de negocios de Europa por World Travel Awards, definidos por The Wall Street Journal como los Oscar de la industria de viajes, establecidos en 1993. La decisión no es fruto del azar: el hotel tiene 14 salas de conferencias para las reuniones o eventos.

PUBLICIDAD

El Radisson Royal Hotel se encuentra ubicado en la intersección de la avenida Kutuzovsky y la calle Nuevo Arbat, en pleno centro de la capital rusa, próximo a puntos emblemáticos como la Plaza Roja, el Kremlin, el Teatro Bolshoi o la Galería Estatal Tretiakov.

El histórico edificio pertenece al proyecto original de las Siete Hermanas de Stalin, rascacielos comunistas que se basaron en el estilo neoclásico para dar identidad a las construcciones de la Unión Soviética. Erigidos por orden del dirigente como símbolo de una nueva era de poder en un país en ruinas tras la Segunda Guerra Mundial, las Siete Hermanas de Moscú todavía perfilan el skyline de la capital. La primera piedra de cada uno de estos rascacielos fue colocada en 1947, y se erigieron entre las décadas de 1940 y 1950. Dos de las torres albergaron el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Construcción e Industria Pesada, otras dos desempeñaron su función como hoteles (el hotel Leningrado y el hotel Ucrania). El rascacielos más radiante era la Universidad Estatal de Moscú, mientras los dos restantes fueron edificios residenciales para altos funcionarios del partido.

Hoy, estas magnas construcciones albergan hoteles de cinco estrellas y los mejores departamentos de la ciudad, entre otras funciones que rinden culto a la pompa y el boato. Ni Stalin en sus peores pesadillas hubiera imaginado que hoy las Siete Hermanas serían fieles aliadas del capitalismo.

 

Siguientes artículos

Grandes almacenes, una historia de reinvención permanente
Por

Además de digitalizarse, los grandes almacenes luchan por revitalizar y elevar la experiencia de compra, aportando un va...