En México, una de cada 3 personas se encuentra estudiando en algún grado escolar y en conjunto suman 42 millones de estudiantes con un promedio de 9.2 años cursados, que equivale a una carrera técnica o comercial con secundaria concluida.

Si bien la media se ha incrementado, aún falta mucho para lograr que la población cuente con estudios especializados que le permitan tener una mayor competitividad que se traduzca en mayores fuentes de empleo, mayor emprendimiento y por supuesto, una mejora del ingreso familiar.

La educación universitaria es muy importante, puesto que no sólo desarrolla habilidades específicas en una disciplina, además proporciona un pensamiento crítico y la capacidad de adaptar dichos saberes a diferentes contextos laborales y académicos. No obstante, la formación universitaria requiere tiempo y recursos que, por desgracia, no todo el mundo tiene. Además, las universidades públicas no cuentan con espacios suficientes y la demanda es muy alta.

Una de las soluciones que se ha construido sólidamente en los últimos años es la autoformación digital, es decir, la educación especializada a la carta que permite a los individuos continuar con su formación en un entorno mucho más amigable y flexible, decidiendo horarios, planes de estudio y presupuestos.

De acuerdo con el estudio sobre educación en línea presentado por la Asociación de Internet, el 97% de los internautas en México se encuentra estudiando o bien, está interesado en hacerlo. Además, existe un panorama propicio para la educación on line, ya que 7 de cada 10 usuarios de internet (67%) tiene empleo y de ellos, el 57% gana entre 5,000 y 15, 000 pesos, situación que permitiría invertir en la formación continua.

Este panorama se vuelve aún más atractivo para la especialización y educación continua, ya que el 62% de los usuarios de Internet en México cuentan con una licenciatura o ingeniería concluida, en curso o trunca, lo que construye un amplio mercado para la educación especializada.

Las principales razones por las cuáles una persona desea recibir capacitación tienen que ver en primer lugar con la satisfacción personal, seguido del deseo de cambiar empleo o bien, obtener un mejor salario o ascenso.

En este contexto, Internet se muestra como la primera fuente en donde las personas se informan sobre instituciones y planes y programas de estudio, horarios y financiamiento con un 81%, seguido del acercamiento directo con las instituciones y las recomendaciones personales.

No obstante, la mayor parte de los encuestados refirió estudiar en una modalidad mixta (presencial y en línea), al trabajar y tener otras actividades. La modalidad más deseada es en línea, sobre todo en alguna institución privada. Lo que les parece más atractivo es la posibilidad de construir horarios más flexibles. Y dos de cada tres, están dispuestos a invertir hasta cinco mil pesos mensuales.

La educación en línea crece de manera constante, ya que representa una de las mejores oportunidades de formación frente a la limitada oferta de las universidades públicas, al tiempo que tendrían que dedicar frente a un programa universitario tradicional y, sobre todo, a la posibilidad de construir un programa que desarrolle las competencias necesarias para las labores que desempeñan.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Wifi comunitario, tema de derechos humanos?
Por

Bienvenida la 5G, pero no sin antes resolver la crisis de la brecha digital a través de una combinación de satélites ase...