Tras la Copa del Mundo, Brasil tiene en puerta una desaceleración  del PIB  de 2.7% a 1.3% en 2014, por el lento avance del consumo doméstico, pérdidas de inversiones y una débil balanza comercial.

 

 

 

PUBLICIDAD

La derrota de Brasil frente a Alemania en las semifinales  de la copa del Mundo  se escribió como uno de los capítulos deportivos más negros en la historia de ese país. No obstante, los nubarrones económicos que se ciernen sobre Brasil podrían hacer más doloroso este episodio, según un estudio elaborado por la aseguradora de riesgo crediticio, Coface.

Luego de un crecimiento  de apenas 1% en 2012, el Producto Interno Bruto (PIB)  y un  moderado crecimiento superior al 2.5% en 2013, Coface prevé una desaceleración  del PIB brasileño en 2014 a 1.3% ocasionada por el lento avance del consumo doméstico, pérdidas de inversiones y una débil balanza comercial.

 

Con el reloj en contra

“2014 estará marcado por la actividad baja y alta inflación. Debido a la Copa del Mundo y las elecciones presidenciales, el calendario de días hábiles será más corto en Brasil en 2014” comentó la aseguradora.

El mundial, según Coface,  benefició sólo a segmentos específicos, como turismo, restaurantes y textil. Pero muchas industrias y servicios fueron obligados a frenar su actividad en los días de partidos, pues la infraestructura de transporte fue insuficiente ante el volumen de usuarios.

En 2013, la actividad se impulsó  por la recuperación de  inversión, que registró un aumento interanual del 6.3%, luego de la caída del 4% observada en el 2012. A pesar de esta mejora, las inversiones en el país continúan siendo muy escasas, pues  representaron solo el 18.4% del PIB en 2013.

“Para 2014 esperamos un escenario menos próspero en términos de PBI, Coface prevé un aumento del 1,3%. Las agencias de calificación de riesgo ya le han otorgado una calificación más baja a Brasil en el 2014. En marzo de este año, Coface bajó la calificación de Brasil de A3 a A4”, dijo Patricia Krause, economista de Coface América Latina.

Aunque durante muchos años Brasil creció por el consumo de hogares, con el surgimiento de una clase media y acceso al crédito, este escenario parece haberse agotado, pues las tasas de interés han aumentado junto con la inflación mientras los salarios no siguen el mismo ritmo.

El déficit comercial en productos manufacturados alcanzó la cifra de 105,000 millones en 2013.La situación no ha cambiado, aunque se registró una devaluación del 15% del real respecto del dólar y la balanza comercial podría terminar el año en déficit.

 

Balanza comercial, rumbo al déficit

Los dos últimos años han sido de deterioro para la balanza comercial brasileña. Las importaciones han superado las exportaciones y su industria ha perdido competitividad por los altos costos, escasa infraestructura y el nivel de competencia internacional.

Brasil es considerado una economía cerrada, si se compara con su cadena comercial del 20.67% con las de India, Rusia y China que registraron índices del 54%, 52% y 59% respectivamente. El grado de apertura se determina por la suma de sus exportaciones e importaciones dividido por el PIB.

Además, Brasil ha padecido también con la crisis de Argentina, pues es su tercer socio comercial  y la escasez de reservas internacionales han hecho que  su vecino aumente las barreras a la importación.

Las exportaciones con Argentina del primer trimestre se redujeron 16.7%, las totales 1.8%  y las importaciones se contrajeron 2.3% en el mismo periodo.

 

Inflación, tasas de interés e infraestructura, otros nubarrones

Brasil planea cerrar el 2014 con índice inflacionario de  4.5%, pese a que sólo en 2007 terminó el año con ese porcentaje.

La inflación acumulada  en 12 meses  hasta abril de 2014 alcanzó los 6.28%,  y para fines del año, Coface estima que llegará al 6.5%.

Aunque el Banco central brasileño  incrementó  su tasa de interés  de referencia  3.75% desde abril de 2013, la aseguradora espera un aumento más del .25% al cierre del año sin tomar en cuenta las elecciones presidenciales.

Pese a que Brasil abrió licitaciones en 2012 para puertos, ferrocarriles y aeropuertos,  las reglas de licitación  se modificaron o pospusieron,  provocando que los inversionistas vean con incertidumbre dichas oportunidades de negocio.

Aun así, el Banco de Desarrollo  de Brasil    estima que se invertirá un billón de dólares entre 2014  y 2017 en el país. Se espera que destinen 250,000 mdd a infraestructura.

 

2015, momento para ajustes

Las previsiones para 2015 todavía muestran una tasa baja en el PIB y una continua aceleración de la inflación. A pesar de ello, Coface estima un año de ajustes, con precios administrados contenidos de vuelta al equilibrio. Esto tendría un efecto adverso sobre la actividad en el corto plazo, pero recuperaría la confianza de los inversionistas, lo que impulsaría el PIB en el mediano plazo.

 

Siguientes artículos

Bose demanda a Beats por patentes
Por

Las patentes de cancelación de ruido en los audífonos será motivo de discordia.     La cadena estadounidense de not...