El proyecto de paquete económico que presentó el Gobierno de Ciudad de México “es mediocre” y no cambia “el viejo paradigma del que tanto es crítico, el esquema neoliberal o conservador”, explicó Raúl Porras Rivera, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El presupuesto no incentiva la inversión pública, “no hay un cambio sustantivo en la meta presupuestal del año pasado”, apenas está cubriendo el 4.8% que se prevé de inflación, detalló.

“Un gobierno de cambio no debería de orientar su gasto social en las asignaciones asistenciales”, a los cuales les hace falta reglas de operación, sino a la creación de infraestructura pública para incentivar la inversión de la iniciativa privada, explicó.

“Es mediocre el planteamiento porque no propone un gasto en inversión pública que de certidumbre a la inversión privada. Tampoco tiene una directriz para orientar las actividades económicas hacia aquellas que generan empleo como la construcción”, explicó.

Los diputados locales tienen hasta el 15 de diciembre para discutir y aprobar el Paquete Económico  2020 enviado por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

Los nuevos impuestos

Para 2020 la propuesta fiscal del gobierno de la CDMX es incrementar  4.5% el gravamen a las bebidas alcohólicas, así como 10% sobre el monto de apuesta que realizan los jugadores en casinos; en tanto para los organizadores de los juegos de azar será de 13% el impuesto.

Lo recaudado se plantea invertir en rubros de salud, programas para combatir el alcoholismo y la ludopatía, de acuerdo con autoridades capitalinas.

“No hay de que alarmarse en materia de hacia dónde orienta el incremento de estos impuestos”, se incrementaron en productos “que son considerados de lujo”, sin embargo lo que debería de gravarse es la propiedad y el capital, explicó el experto de la UNAM.

Se ha aumentado el impuesto a “alimentos chatarra y seguimos teniendo problemas de sobrepeso. Esos son argumentos que justifican las medidas; lo que hay detrás es seguir gravando el consumo y no querer grabar el capital”.

“(Es) un gobierno que solamente piensa gravar el consumo marginalmente y no tiene planes de crecimiento”, aseguró.

El capital, es decir el ingreso o dividendo que perciben los accionistas, necesita ser grabado e incentivado. “El Estado genere inversión pública es que la iniciativa privada pueda generar empleo”, abundó Porras Rivera.

Esto da certidumbre a la iniciativa privada; la creación de caminos y comunicaciones da condiciones para que se pueda producir e invertir más, subrayó.

Alineación federal

La propuesta fiscal de Claudia Sheinbaum se suscribe al proyecto del gobierno federal, “de mantener baja la tasa de inflación”, sin embargo no se aprovecha el gran potencial que tiene la CDMX, ya que su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) a nivel nacional oscila entre el 18% delineó el experto.

“El ingreso propio de la Ciudad de México alcance 22%, pero las participaciones que recibe del gobierno federal son el 35%, esto habla de una ineficiencia fiscal en materia de administración pública local”, señaló.

Denotó que a nivel ciudad y país sólo se tiene la expectativa a nivel de crecer “en función a la inercia que tiene la tendencia económica global, es decir, como si la administración pública fuera incapaz de generar sus propios mecanismos”.

“Se cae la economía global, caemos nosotros, si sube, subimos nosotros”, sentenció.

 

Siguientes artículos

El gobierno de AMLO quiere exponer a los ‘beneficiarios finales’ de la corrupción
Por

Durante los últimos años, investigaciones judiciales o periodísticas han revelado diversos casos de corrupción en el paí...