El 9 de enero de 2007, el iPhone llegó para cambiar para siempre a los teléfonos celulares, su aparición modificó el panorama para la tecnología móvil pero también creó nuevos hábitos y conductas en la manera de relacionarnos.

 

 

En algunos restaurantes existe la opción de jugar un juego en pro de la convivencia: en el centro de la mesa hay una caja o canastilla en la cual los comensales deben depositar sus teléfonos celulares, el primero en tomarlo paga la cuenta, el objetivo es conversar sin que todos en la mesa sostengan su Smartphone.

PUBLICIDAD

Quizá esto no sucedería si Steve Jobs no hubiera anunciado la llegada del gadget que cambiaría la forma de concebir la interacción tecnológica.

“Cada determinado tiempo, surge un nuevo producto que lo cambia todo. Hoy, Apple presentará tres nuevas innovaciones que cambiarán el panorama: la primera es un iPod con controles touch, la segunda es un teléfono móvil revolucionario, la tercera es una nueva forma de conectarse a Internet. No, no son tres dispositivos, es uno solo, decidimos llamarlo iPhone, hoy Apple está reinventando el teléfono”, esas fueron las palabras de Steve Jobs el 9 de enero de 2007 durante la presentación del iPhone 1.

Los consumidores tuvieron que esperar seis meses para comprar el teléfono de Apple, en su semana de lanzamiento se vendieron 270,000 iPhones en Estados Unidos.

Desde el lanzamiento del iPod, cada Keynote protagonizada por Steve Jobs se convirtió en motivo de júbilo para los fans de la marca de la manzana, a tal grado que ahora, a poco más de dos años de la muerte de Jobs, el iPhone 5s alcanzó cinco millones de dispositivos vendidos en su semana de lanzamiento.

Sin embargo, el iPhone no sólo generó furor, también una nueva forma de entablar relaciones. El Huffington Post señala que hay al menos siete cosas que ‘murieron’ tras la llegada del iPhone: El reloj despertador, las cámaras digitales, los mapas y guías de barrios impresos, el éxito de los blackberry, el iPod, los modales en la mesa y la capacidad de concentración.

“El hecho de que Apple sea una de las compañías más valiosas del mundo tiene que ver con la manera en la que la marca y los productos se han vuelto parte de la vida diaria de las personas, algunos de los productos son extensiones del comportamiento, la preferencia y las habilidades de los usuarios”, dice a Forbes Jez Frampton, CEO de la consultoría de marcas Interbrand.

Para recordar, te dejamos la presentación de Steve Jobs del iPhone 1

[youtube id=”klhv9LmO3bA” width=”620″ height=”360″]

 

Siguientes artículos

Los Mercados aguardan nuevas señales de recorte de estímulos
Por

El reporte de empleo en EU podría dar pistas sobre si la Reserva Federal recortará aún más su programa de estímulos cuan...