Reguetón a todo volumen, jóvenes ataviados con playeras que, en algunos casos, traen el logotipo del PRD y, en otros, del PAN. Las menos dicen Movimiento Ciudadano o “Ricardo Anaya, presidente 2018”. Resulta curioso que, quienes portan playeras con el símbolo del PRD (partido insignia de la izquierda mexicana), coreen una porra que reza: “Se ve, se siente, la derecha está presente”.

Anaya acude a un encuentro con jóvenes en el Hotel Presidente de Puebla (la misma cadena en que realiza sus conferencias diarias en la Ciudad de México), vestido con jeans, camisa blanca y un chaleco abombado.

Con 39 años, es el candidato presidencial más joven. Su aspecto sugiere que busca identificarse con la población que recién ha cumplido 18 años y está próxima a votar por primera vez. Empleos bien pagados y mayor seguridad con apoyo de la Policía Federal, fueron los compromisos que encabezaron sus discursos en las últimas semanas.

Durante la fase de la campaña que correspondió al estado de Puebla, el candidato de la coalición Por México al Frente (compuesta por PAN, PRD y Movimiento Ciudadano) pretendió dejar claro que el estado, el quinto más grande de la República, sería prioritario para su gobierno.

PUBLICIDAD

Muchos colores, un candidato

En cada discurso, la agenda implica saludar públicamente a los candidatos a puestos de gobernadores, diputados y senadores locales de los diferentes partidos de la coalición Por México al Frente. Anaya no hizo distingo al dirigirse a quienes no han sido acuñados políticamente por el PAN, partido que dirigió hasta finales de 2017.

Sin embargo, los eventos de campaña parecen sí tener color. Por ejemplo, en Amozoc abundaron las banderas del PRD, principalmente, entre los asistentes al evento; los organizadores repartían las banderas sistemáticamente: una cada tres lugares, para asegurarse de que hubiera suficiente amarillo alrededor.

Cuando Anaya habla de su agenda en materia de género, lo hace con un ejemplo peculiar: pide que griten los hombres y, luego, las mujeres, en un intento por comprobar que éstas hacen más alboroto.

“¿Ya vieron por qué las que mandan son las mujeres? Porque son las que ponen la energía”.

El candidato eleva el tono para dirigirse a las multitudes y generar aplausos y vitoreo, pero, en el momento preciso, cambia su discurso y se torna solemne para explicar que ha creado el hashtag #NoEsNormal para abordar la violencia de género, pues, en el país, siete de cada 10 mujeres han sido violentadas física o verbalmente. En opinión de Roberto Morris, consultor en imagen y discurso político, las campañas en México tienen hoy dos narrativas predominantes: la de López Obrador y la de Ricardo Anaya, ambas “populistas”, en el sentido sociológico, es decir: ven a las personas como un todo homogéneo.

“El expresidente de Acción Nacional se presenta como el cambio inteligente y se lanza contra el mensaje del cambio verdadero que propone AMLO. Hay dos emociones que “jalan” más votos: enojo y miedo, que, en este momento, ya son usadas tanto por López Obrador como por Anaya”, dijo en un evento organizado por la Universidad Iberoamericana.

Si bien la campaña del PRI en su contra por supuesto lavado de dinero tuvo un efecto negativo para él, según las encuestas, dos factores lo revivieron y lo pusieron de nuevo en la cresta de la ola mediática: la confrontación de AMLO con los empresarios por el Nuevo Aero-
puerto Internacional de la Ciudad de México, y lo que algunos llaman “sus dotes de orador”, que mostró en el primer debate de candidatos.

Ambas situaciones lo han llevado a ser considerado por algunos analistas como el hombre capaz de enfrentar de tú a tú a Andrés Manuel, siempre y cuando Meade se una a la causa… o sus votantes.

El empresariado, por su parte, parece ver de nueva cuenta en él al personaje que les puede dar certeza. Para abundar en cómo puede contribuir un gobierno a lograr este objetivo, al tiempo que combate males como la corrupción y la inseguridad, Forbes México conversó con Salomón Chertorivski, el coordinador de Propuesta y Programa de Gobierno de la campaña de Ricardo Anaya.

El ex secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México explica que la pobreza y la desigualdad son la fuente de muchos de los problemas en el país, por lo que es necesario que sean prioridades a atender en materia económica.

Como medida correctiva, se propone elevar el salario mínimo a 99 pesos, desde los actuales 88 pesos. La medida, según el coordinador de Anaya, permitiría que todos los trabajadores del mercado formal costearan la canasta básica de manera individual; incluso, alcanzaría para cobijar a un dependiente económico.

Una segunda meta es que, para el año 2022, el salario mínimo alcance la línea de bienestar, es decir, 190 pesos. “Por supuesto que las empresas de nuestro país pueden pagar salarios que no sean de hambre y de vergüenza”. Otro de los ejes de acción es la puesta en marcha de un ingreso básico universal, que implica asignar, a cada mexicano que lo necesite, un monto mínimo para sobrevivir, pero que no desestime o sustituya la búsqueda de empleo.

Entre los ejes para el efectivo combate a la corrupción, destacan la transparencia en asignaciones, la trazabilidad de los recursos del gobierno y la eliminación de las transferencias en efectivo para los programas sociales.

El responsable del programa de gobierno de Anaya es franco al decir que no se pueden implementar medidas de la noche a la mañana.

La pregunta ahora es: ¿Alcanza un sexenio para cumplir estas líneas de acción o las propuestas corren el riesgo de quedar en promesas “populistas” sin realizar?

 

Siguientes artículos

Tras los candidatos | Meade, una propuesta de estabilidad
Por

El candidato se presenta como el más preparado para dar continuidad al proyecto de reformas de la actual administración,...