Para disminuir el número de muertes infantiles, Bill Gates, empresario y filántropo estadounidense, ha hecho donativos por más de 4,100 mdd a la iniciativa GAVI: The Vaccine Alliance, que ha aplicado más de 500 millones de vacunas en 73 países. La meta para 2020 es aplicar 300 millones más.

 

Quince años antes de que anunciara el fondo Breakthrough Energy, su iniciativa para salvar al mundo con las energías limpias, Bill Gates ya estaba formando otra alianza para atacar otro gran problema: las muertes infantiles por enfermedades.

PUBLICIDAD

Durante la década de los noventa, el rotavirus mataba a 500,000 niños cada año y provocaba dos millones de hospitalizaciones infantiles, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

En 2000,  Bill Gates, el hombre más rico del mundo durante 2015 según Forbes, con una fortuna estimada en 79,200 millones de dólares (mdd), decidió apoyar un proyecto para disminuir el número de muertes infantiles. El empresario ha hecho donativos por más de 4,100 mdd a la iniciativa GAVI: The Vaccine Alliance, que ha vacunado  a más de 500 millones de niños en 73 países subdesarrollados.

Aunque en la medicina moderna existen vacunas contra padecimientos como el rotavirus, no están al alcance de todos: de los 6.6 millones de niños que mueren al año, 1.5 millones fallecen por falta de vacunas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015.

El riesgo latente parece aún más grave. La UNICEF estima que cerca de 19 millones de infantes siguen sin vacunarse cada año.

El ejemplo del rotavirus sirve para imaginar las afectaciones que generan otras enfermedades como los diversos tipos de meningitis, hepatitis, sarampión o neumococo. Esta última cobra 476,000 vidas en menores de edad cada año.

Otro foco rojo: 90,000 bebés dentro de los países donde colabora GAVI nacen con “severos defectos de nacimiento” por el síndrome congénito de rubiola, por madres infectadas durante el embarazo.

Para contrarrestar estos males que aquejan a poblaciones en condiciones de precariedad, la iniciativa que apoya el empresario toma como meta el cuarto objetivo del milenio propuesto por Naciones Unidas: reducir la mortalidad infantil.

 

¿Qué es GAVI?

En términos generales, la Alianza Global para las Vacunas e Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés) es una asociación público-privada, fundada hace 15 años, que consigue recursos de países desarrollados y fundaciones –siendo la de Bill y Melinda Gates la principal benefactora– para negociar bajos precios de vacunas con la industria farmacéutica.

La ruta de 73 países en vías de desarrollo con los que colabora GAVI incluye a Albania en el continente europeo,  llega a Afganistán,  Indonesia, Vietnam en la región asiática, pasa por Cuba, Bolivia, Haití y Honduras en América, hasta países como Madagascar, Burkina Faso, Sierra Leona y Zimbawe en África.

Son 11 las vacunas que prioriza la iniciativa: la pentavalente, rotavirus, neumococo, contra meningitis tipo A,  tétanos, virus del papiloma humano (VPH), fiebre amarilla, rubeola, cólera, entre otras.

¿Cómo se paga todo esto? GAVI utiliza dos esquemas de fondeo: contribuciones directas y “financiamiento innovador”, con 69% y 31%, respectivamente. El financiamiento innovador se refiere a que GAVI busca en la industria farmacéutica precios accesibles para las vacunas, y aunque aporta millones de dólares para comprarlas, pretende que los países candidatos también contribuyan, en la medida de lo posible, con una parte del pago de las dosis.

Este formato ayuda a aumentar la demanda de vacunas en el mercado, pero también a cumplir con el cuarto objetivo del milenio: reducir la mortalidad infantil, explica en entrevista Anuradha Gupta, directora general sustituta de GAVI.

Gupta ejemplifica que mientras en Estados Unidos una vacuna contra el virus del papiloma humano cuesta alrededor de 100 dólares, el esquema de GAVI la reduce a 4.5 dólares por dosis para países de escasos recursos.

“¿Qué quiere decir esto? Significa realmente que con menos recursos puedes hacer más”, dice Gupta.

GAVI también consigue dinero de 16 países, entre los que destacan Estados Unidos, Reino Unido y Noruega, que en conjunto han donado más de 5,069 mdd desde 2000 hasta 2014.

En el tema de transparencia, UNICEF se encarga de revisar los costos por cada tipo de vacuna y están disponibles en su sitio web.

Desde 2010, el costo total por inmunizar a niños que GAVI ha apoyado con vacunas pentavalentes, contra neumococo y rotavirus, cayó más de 35%.

 

Carlos Slim, otro millonario interesado

GAVI también mantiene comunicación con Carlos Slim, el ahora segundo hombre más rico del mundo.

La directiva de origen indio revela que tuvo conversaciones con la fundación del empresario mexicano, quien posee una fortuna de 77,100 millones de dólares, de acuerdo con la lista Forbes 2015 de los hombres más acaudalados.

El apoyo que busca GAVI, del empresario, explica Gupta, consiste en temas de logística y preparación médica a través de cursos online que imparte la fundación y que hoy ha graduado a más de 12,600 médicos, enfermeras y trabajadores sociales en temas de vacunología.

Carlos Slim tiene su propia agenda de filantropía en el tema de salud. En colaboración con Bill y Melinda Gates, el ingeniero busca erradicar la polio en un plan de seis años a partir de 2013, con una contribución de 100 millones de dólares.

“En los negocios, tus metas son una mayor cuota de mercado, rentabilidad… Pero en ambos lugares (industria y filantropía) buscas la eficiencia, organizar bien lo que vas a hacer, y que tu capital humano sea el mejor”, explicó Slim durante una entrevista con la agencia informativa EFE.

Gupta también conversó con autoridades en México durante su visita en la Semana de la Salud, a finales de octubre, y ve a México como un posible contribuyente.

“China era un país que recibía apoyo hasta 2014 y hoy se ha convertido en donador.”

La iniciativa replantea sus objetivos cada cinco años desde 2010. Ahora, la meta es aplicar 300 millones de vacunas en los próximos cuatro años hacia 2020. El proyecto no desaparecerá entonces, sino que se analizarán nuevas oportunidades para avanzar en el cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. “GAVI no desaparecerá, está aquí para quedarse.”

 

Siguientes artículos

Abogadas MX: una comunidad legal con equidad
Por

Valeria Chapa, Directora Jurídica de Honeywell para América Latina, es co-fundadora y Presidenta del Consejo Directivo d...