¿En qué consiste el plan de reforma económica de China? Aquí los 5 puntos principales del proyecto.

 

 

 

Por Giordano Lombardo, Group CIO de Pioneer Investments, responsable de las actividades globales de inversión.

 

En una conversación reciente, mi colega Mauro Ratto, titular de mercados emergentes, logró resumir el reciente plan de reforma económica de China en cinco puntos que expongo a continuación:

 

El “avance” de China

A la reunión del partido comunista gobernante (también conocida como la Asamblea), que se realizó a principios de noviembre, le siguió el esperado anuncio de un plan de importantes reformas económicas. Tres de las principales reformas que se destacaron durante la asamblea fueron las siguientes:

  • Reforma de las empresas del Estado
  • Reforma del sector financiero
  • Reforma social

 

Empresas del Estado

La reforma más esperada en favor del mercado está relacionada con el rol de las grandes empresas del Estado. Xi Jin Ping dejó en claro que el gobierno deberá abstenerse de afectar directamente a los mercados, aunque retendrá la propiedad de los activos económicos clave. Las Empresas del Estado deberán parecerse a las de otros países asiáticos, como Singapur, donde las firmas operan en un entorno verdaderamente competitivo e intentan maximizar las ganancias en lugar de acumular mucha capacidad a través del gasto de capital que generalmente es no productivo. La conclusión es que  aunque las Empresas del Estado permanecerán, tal como muestra el nombre, están manos del Estado, aumentará el acceso de las empresas privadas a los mercados de capital, lo que deberá incentivar a las Empresas del Estado a ser más eficientes en la asignación de capital; de lo contrario terminarán siendo los perdedores en este nuevo entorno competitivo.

 

Reforma del sector financiero

El banco central (Banco Popular de China o BPCh) probablemente no acelere esta parte del programa de la reforma, a pesar del pleno compromiso de la Asamblea en favor del cambio. El objetivo macroeconómico de aumentar el poder adquisitivo de los consumidores debido a las tasas de interés más altas de los depósitos ejerce fuerza, pero también lo hace la necesidad de evitar que los márgenes de ganancias de los bancos se reduzcan, en caso de que se permita muy pronto una competencia excesiva en el sector. Algunas medidas intentan ayudar a los bancos a administrar la transición hacia un mercado más competitivo. La emisión de certificados de depósito negociables en moneda local permite a los bancos obtener grandes cantidades de fondos a costos relativamente estables, y por lo tanto contener los riesgos de un mercado mayorista (interbancario) y volátil. Otro cambio más estructural les permitiría diversificar sus activos aparte de los préstamos y hacer que las ganancias dependan menos del diferencial entre las tasas de depósito y de préstamo. La conclusión es que los balances de los principales bancos chinos pueden terminar pareciéndose a sus contrapartes estadounidenses y europeas en la cantidad de valores comercializables.

 

Reformas sociales

La reforma de la residencia en zonas rurales y urbanas fue prioridad en el orden del día de la Asamblea. Los principales cambios afectan a los habitantes de zonas rurales, que podrán comprar tierras para construir estructuras o viviendas residenciales. Las limitaciones que queden para la migración interna, que frenan la capacidad de traslado a la ciudad de los residentes rurales, se descartarán, lo que ayudará a acelerar la transición hacia el crecimiento derivado del consumo. Las ciudades son el motor de la expansión impulsada por las familias de China, ya que el ingreso per cápita de las zonas urbanas es casi tres veces más alto que el de las zonas rurales. La conclusión es que la población rural terminará teniendo los mismos derechos que los residentes urbanos, lo cual beneficiará el gasto de consumo total.

 

Proyecto de inversión de China y panorama

El documento de clausura elaborado por el partido describió claramente su estrategia, pero la implementación real es vital para que China se convierta en un proyecto de inversión en sí misma. Xi Jin Ping goza de amplios poderes que le pueden permitir hacer frente a la resistencia que podrían oponer algunos intereses establecidos.

La conclusión es que creemos que hay un proyecto positivo de inversión china que permanece intacto. El país parece tener una buena trayectoria de reformas y el nuevo gobierno está demostrando un firme compromiso en favor de la calidad del crecimiento, a pesar de tener que aceptar un menor crecimiento en el corto plazo. En nuestra opinión, la economía china es menos vulnerable a los golpes externos que la de cualquier otro país emergente y está más próxima a enfrentar al final de las políticas monetarias demasiado laxas.

 

 

Contacto:

Twiiter: @PioneerInvest

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Facebook, Microsoft, Yahoo y Google rompen silencio sobre espionaje
Por

La industria de la tecnología ha presionado por una mayor transparencia sobre las solicitudes de datos del Gobierno....