Por Alan Ohnsman

Tesla Motors ha desafiado a sus críticos durante una década. Ahora su CEO Elon Musk ve un futuro aún más ambicioso para el fabricante de automóviles eléctricos, uno en el que es proveedor de energía extraída de paneles solares en el techo, fabricante de camiones de carga pesada y de vehículos de transporte urbano, eléctricos, evidentemente. También quiere dar a los dueños de un Tesla la oportunidad de ganar dinero ofreciendo sus vehículos en su propio servicio de viajes compartidos.

El audaz industrialista y tecnólogo compartió su visión en su “Master Plan, Part Deux” la noche del martes, la continuación de su “The Secret Tesla Motors Master Plan”, que escribió hace casi 10 años anunciando sus objetivos para la compañía. Esta visión llega en un momento en el que la empresa con sede en Palo Alto, California, trabaja para disparar su producción de vehículos en 10 veces, abrir la planta de baterías Gigafactory al norte de Nevada y resolver problemas de calidad de su Model X, todo mientras espera el resultado de una investigación de seguridad federal del sistema de conducción semiautónomo de Tesla. Y no olvidemos los esfuerzos de Musk con Space X y el Hyperloop.

Lee también: Elon Musk quiere fusionar la inteligencia artificial con la humana

 

En defensa del piloto automático

Musk se comprometió a seguir impulsando el liderazgo en la tecnología de coche sin conductor, un tema que ha motivado el escrutinio de las autoridades tras la noticia de un accidente fatal que implicó al dueño de un Tesla Model S en Florida que estaba usando el sistema semiautónomo Autoplilot cuando se produjo la colisión. Los reguladores estadounidenses revisan también ese accidente registrado en mayo y otro accidente no mortal que involucró a un Model X en Pennsylvania el 1 de julio. Después de esos incidentes, la revista Consumer Reports recomendó a Tesla desactivar el piloto automático por ahora.

En su publicación, Musk rechazó esa idea. Si se usa correctamente, el piloto automático “ya es significativamente más seguro que una persona que conduce por sí misma y por lo tanto sería moralmente reprobable retrasar esa tecnología simplemente por temor a la prensa negativa o a algún cálculo mercantil de responsabilidad legal”, dijo.

 

Proveedor de energía

El nuevo Plan Maestro empuja a Musk a adquirir SolarCity, la empresa de energía solar manejada por sus primos y en la que él es a la vez un importante inversionista y presidente. Que las dos compañías estén separados hoy “es en gran parte un accidente de la historia”, dijo. La combinación de ambas permitiría la creación de un negocio de energía solar más grande y amplio que ofrezca techos solares integrados y sistemas de baterías para alimentar hogares y edificios comerciales, así como autos, argumenta Musk.

“Una experiencia al ordenar, una de instalación, un contacto de servicio, una app para tu smartphone”, dijo Musk. “No podemos hacer esto bien si Tesla y SolarCity son compañías distintas, por lo que tenemos que combinarlas y romper las barreras inherentes de ser empresas independientes.”

Los analistas e inversionistas han puesto en duda la necesidad de combinar ambas empresas para lograr ese objetivo, dado que nada les impide trabajar juntas en su forma actual, lo que provocó la volatilidad del precio de las acciones en junio. La adquisición aumentaría sustancialmente la carga de deuda de Tesla y retrasaría aún más la rentabilidad de una empresa que sólo ha tenido un trimestre sin pérdida neta desde su salida a bolsa.

 

Camiones y autobuses

Después de presentar al mundo su Model 3, Musk tiene sus ojos puestos en la producción de vehículos comerciales eléctricos: camiones y autobuses urbanos autónomos. El camión, nombrado Tesla Semi “entregará una reducción sustancial en el costo de transporte de carga, al tiempo que aumentará la seguridad y hará de su operación algo muy divertido”, dijo. Mientras tanto, los vehículos de transporte de Tesla estaría en la entera disposición de los pasajeros en las ciudades atendidas por los vehículos y serían más pequeños que los autobuses convencionales.

“Ambos están en las primeras etapas de desarrollo en Tesla y deberían estar listos para ser revelados el próximo año”, dijo.

Lee también: La primera ciudad con tecnología de Tesla se construye en Australia

 

Ingresos por viajes compartidos

Por último, Musk quiere que Tesla ofrezca a los compradores de sus vehículos –eventualmente totalmente autónomos– la opción de colocarlos en un servicio de viajes compartidos cuando no estén en uso por parte de sus propietarios, lo que podría permitirles generar suficientes ingresos para cubrir el costo de adquisición inicial.

“Los vehículos podrían generar ingresos para ti mientras estás en el trabajo o de vacaciones, lo que compensaría de manera significativa y en ocasiones potencialmente superior al costo de préstamo o arrendamiento”, dijo Musk. “Esto reduce drásticamente el costo real de la propiedad hasta el punto que casi cualquier persona puede poseer un Tesla.”

El plan fue anunciado dos semanas antes de que Tesla divulgue sus resultados del segundo trimestre, el 3 de agosto, y después que la compañía dijo que las entregas de sus automóviles eléctricos estaban por debajo de su objetivo inicial de la primera mitad del año. La razón: su “aumento extremo en la producción”.

Diez años más tarde, después de vueltas y desafíos que Musk probablemente no previó, el multimillonario industrial está doblando su apuesta y ampliando la audaz visión compartida con el mundo en agosto de 2006.

 

Siguientes artículos

brexit-reino-unido-ue
5 historias de incertidumbre tras el Brexit
Por

La reciente aprobación del Brexit trajo consigo una ola de incertidumbre para los británicos que residen dentro y fuera...