Por Claudia García Mancilla*

Así como el presupuesto del hogar permite el adecuado funcionamiento de nuestro hogar y de los proyectos que nos proponemos, así mismo el Presupuesto de la Nación es el instrumento por medio del cual el gobierno puede funcionar. En él se planifican las necesidades de acuerdo con las prioridades del país, y eso sí, de acuerdo con lo que los ingresos permiten. Es importante mencionar que, si no contáramos con un presupuesto, el uso de nuestros ingresos se realizaría de una forma desordenada y poco funcional. Es muy probable que el ingreso que tenemos lo destinemos para cosas que no son necesarias, y a finales del mes nos quedemos sin la capacidad para cubrir aquellos gastos necesarios.

De igual forma el presupuesto de un país permite alocar de forma prioritaria los recursos con los que se cuentan para el gasto e inversión necesarios para el funcionamiento del gobierno, y en consecuencia para el bienestar de la sociedad. Es por esto que las entidades de gobierno encargadas de elaborar el proyecto de presupuesto lo realizan de forma anual, ajustando el presupuesto del próximo período a las condiciones de la economía y de la evolución que se espera que vaya tener. Asimismo, se realizan las estimaciones necesarias sobre los ingresos de los cuales se dispondrán. Este trabajo, se realiza en conjunto con las diferentes dependencias del Estado.

Para el caso de Guatemala el proyecto de Presupuesto 2018 llevó un proceso de varios meses de trabajo. Desde la elaboración del proyecto, así como actividades denominadas de Presupuesto Abierto, para conocer las distintas necesidades de las dependencias del Estado que debieran incluirse en el proyecto, así como aquellos proyectos que se requieren iniciar. Construcción de comisarías, de escuelas, infraestructura productiva, entre otros proyectos son algunas de las consideraciones del proyecto.

PUBLICIDAD

Sin embargo, cuando fue el momento de analizarlo en el Congreso de la República para su aprobación, sencillamente esto no fue posible. El país se quedó sin un Presupuesto para el año 2018 que se ajuste a las necesidades del país y a los cambios que se esperan de 2017 a 2018. En consecuencia, habrá necesidad de adaptar el presupuesto del año 2017 a las condiciones del 2018, dejando abierta la puerta a la opacidad y a posibles actos de corrupción, así como malversación de fondos. Situación que ha sido usual en ocasiones anteriores cuando no ha sido aprobado un nuevo presupuesto.

A pesar de que la recomendación de ASIES se orientó a revisar el presupuesto y a ajustarlo a las condiciones del país, así como a modificar el proyecto de presupuesto que se había enviado por parte del ejecutivo, lamentablemente el presupuesto para 2018 no fue aprobado. Las consecuencias serán varias, sobre todo negativas en términos de transparencia. Sin embargo, preocupa que no se manifieste la sociedad en torno a este hecho que sin duda alguna va a impactar en nuestra economía y finanzas.

Ojalá que exista suficiente voluntad por parte del Congreso para hacer la labor fiscalizadora, de que exista conciencia en la utilización de los recursos del Estado, ya de por sí insuficientes. Al igual que se hace necesario ajustar la disponibilidad de ingresos y de nuevos gastos en el presupuesto del hogar, es importante y útil que la herramienta que tiene el Estado para ejecutar sus funciones sea la adecuada. Las condiciones van cambiando anualmente, sin embargo, es lamentable que un presupuesto no se apruebe. ¿Qué haría usted si en su empresa no le aprobaran su propuesta de presupuesto para el próximo año? Pero si le van a exigir nuevos resultados? Como lo va lograr? ¿Podrá ejecutar los nuevos proyectos con los cuales podría darle un giro a sus resultados? ¿Qué pasaría si un año decidimos irnos a ciegas en los gastos del hogar?

*Claudia García Mancilla es economista investigadora de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales,

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Sacar una tarjeta de crédito en Navidad: ¿sí o no?
Por

Si vas a sacar una tarjeta de crédito en Navidad, debes revisar lo mismo que si la solicitaras en cualquier otra tempora...