Por Luke Kelly y Yue Wang

Kevin Zhu todavía recuerda cómo los éxitos de taquilla de Hollywood una vez lo cautivaron. El hombre de 31 años, que trabaja para una firma de consultoría de atención médica en Beijing, dijo que estaba tan enamorado de la historia de The Matrix que vio la franquicia una docena de veces cuando era adolescente.

Ahora, sin embargo, Zhu ya no siente lo mismo por las producciones de Hollywood. Las ve cada vez menos, eligiendo en cambio películas de otros países como India y Japón.

“Las películas de Hollywood están demasiado comercializadas ahora”, dijo Zhu en una entrevista con Forbes. “He estado viendo películas de nicho, y creo que ponen más corazón en sus guiones”.

PUBLICIDAD

Zhu no está solo. Entre los cinéfilos maduros de China, está empezando a surgir un cambio profundo de actitud. Aunque Hollywood una vez reinó en el segundo mercado de películas más grande del mundo, su atractivo se está desvaneciendo. El público local, en busca de algo más moderno que los éxitos de taquilla estadounidenses, está adoptando cada vez más lo que solían ser géneros nicho de la India y Japón. Las películas nacionales también están ganando popularidad a medida que mejoran a pasos agigantados.

La serie de Star Wars de Disney, por ejemplo, es solo una de las propiedades por las que los cinéfilos chinos se sienten menos entusiastas que sus contrapartes estadounidenses. Según el sitio de monitoreo de taquilla CBO, la última entrega de la saga de Skywalker, The Last Jedi, obtuvo apenas 268 millones de yuanes (42 millones de dólares) en las taquillas de China desde su lanzamiento en enero. Parece que los cinéfilos chinos no se entusiasmaron con una campaña de marketing extravagante que contó con 500 soldados en la Gran Muralla.

La franquicia de Disney claramente no está resonando con el público chino, y el desempeño en taquilla reciente lo demuestra. Rogue One: A Star Wars Story recibió solo 76 millones de dólares, mientras que en 2016, The Force Awakens reunió solo 130 millones, según CBO.

No es solo Star Wars la que no tiene mucho atractivo. Según una encuesta realizada en 2017 por la plataforma de análisis de datos con sede en Pekín Ent Group, el 55% de los encuestados eligió una película occidental como su favorita, frente a 61% de 2016.

“Cuando ves series de Hollywood, más o menos conoces la historia y el elenco, estás allí para adorar al ídolo y ver efectos especiales”, dijo Po Hou, quien dirige las prácticas de medios y entretenimiento de Deloitte China. “Pero si estás apostando a películas de efectos especiales, incluso los efectos especiales de vanguardia tienen un alcance limitado”.

Mientras tanto, las películas de otros países se han llevado los mejores lugares en taquilla. Secret Superstar, una película india protagonizada por el actor de Bollywood Aamir Khan, es la tercera película más vendida en China en 2018 después de dos producciones nacionales, recaudando 579 millones de yuanes (92 mdd). Este éxito viene inmediatamente después de la otra exitosa película de Khan, Dangal, que tiene una taquilla total en China de 1,300 millones de yuanes (206 mdd) desde su lanzamiento en 2017. Dangal es la 21a película más vendida en China en todos los tiempos, antes que Capitán América: Civil War y Kong: Skull Island, según CBO.

“He visto Dangal tres veces”, dijo Zhang Zhaohui, de 30 años, que trabaja para una startup en línea en Beijing. “Las películas de Hollywood tienen demasiados estereotipos”.

Y la mejor película de todos los tiempos en China es Wolf Warrior 2, que obtuvo un récord de 5,700 millones de yuanes (903 mdd) con la historia de un soldado chino que se adentra en una zona de guerra africana para salvar cientos de vidas de mercenarios occidentales.

Esto, sin embargo, no significa que los éxitos de taquilla estadounidenses estén perdiendo terreno por completo. Las películas importadas, que constituyen en gran parte producciones de Hollywood, representaron el 47% de la taquilla china el año pasado, 23% más que en 2016, a 55,900 millones de yuanes (8,900 mdd), según el Grupo Ent. Pero no se puede negar que los cinéfilos chinos se están volviendo más diversificados, lo que se suma a los obstáculos que Hollywood enfrenta. Ent pronostica que China superará a Estados Unidos para convertirse en el mercado cinematográfico más grande del mundo en 2019.

En primer lugar, atraer nuevos públicos puede ser un desafío. Con el mercado de películas en las metrópolis chinas cada vez más saturado, la clave del crecimiento futuro se encuentra en las regiones menos desarrolladas. Pero la gente siempre ha preferido las producciones locales sobre las películas importadas, con Hollywood tomando considerablemente menos ingresos de taquilla de lugares como Wuhan, Yinchuan y Luoyang, según Li Jingrui, un analista del Grupo Ent.

“En comparación con las metrópolis chinas, las personas en las ciudades de tercer, cuarto y quinto nivel están menos expuestas a la cultura extranjera”, dijo Li. “Las películas chinas tienen ventaja absoluta allí”.

China, que permite sólo 38 películas extranjeras al año, también busca diversificar su base de películas. Aunque aún se espera que Hollywood obtenga la mayor parte de la cuota, también habrá más películas de Japón, India y Europa del Este para satisfacer y cambiar los nuevos gustos de China.

El reciente aumento en la popularidad de las películas extranjeras está impulsando nuevas colaboraciones con países como India. La última incorporación a las películas coproducidas entre China e India es Zookeeper, un drama filmado por el director indio Kabir Khan en la ciudad china de Chengdu.

“Los distribuidores están buscando nuevos tipos de películas para proyectar, especialmente después de la desaceleración de 2016”, dijo David Hancock, director de investigación y análisis de cine y entretenimiento en IHS Markit. “Esto llevó a Dangal”.

Pero no esperan que Hollywood reajuste drásticamente su estrategia de China, dijeron los analistas. Esto se debe a que las franquicias, a pesar de tener menos interés en ellas, pueden generar rendimientos garantizados ya que aún tienen una gran base de seguidores, mientras que las películas originales implican mayores riesgos de fracasos.

“Hollywood todavía está bien en China, por lo que hacer películas en serie es una apuesta más segura”, dijo Hou. “Pero la originalidad es importante. Si una empresa deja de invertir en I+D y depende de la fórmula, habrá un momento en que la gente perderá interés”.

 

Siguientes artículos

Innova Schools invertirá 5 mdd para abrir su primer plantel en México
Por

El grupo peruano de finanzas Intercorp internacionalizará su cadena de colegios con el ingreso a México, donde espera in...