Por Francisco Coll y Javier Palomarez*

Hace unas semanas, el Juez Andrew Hanen del Distrito Sur de los Estados Unidos emitió una opinión en el litigio presentado por el Estado de Texas que impugna la Acción Diferida para las Llegadas de Niños (DACA). El Estado de Texas solicitó al Tribunal una prohibición temporal, con el fin de las solicitudes y renovaciones de la DACA. El Tribunal denegó la solicitud porque su aplicación era contraria al interés superior del público.

Lee también: El pueblo americano se le enfrenta a Trump (I)

Por lo tanto, por ahora DACA persiste como nuestra política oficial. Es importante recordar que los 800,000 Soñadores del Programa DACA no son elegibles para recibir asistencia pública federal de ningún tipo. Tienen una tasa de empleo del 91%, que es mejor que la de sus homólogos nativos. Además, estos soñadores pagan más de $2 mil millones en impuestos estatales y locales. Estos jóvenes que en promedio llegaron aquí antes de los seis años pueden seguir trabajando, servir en nuestro ejército, asistir a la escuela y vivir en el único país al que llaman hogar, por ahora. El Juez Hanen ilustró un entendimiento más profundo que uno que simplemente interpreta la ley. Advirtió que las cuestiones fundamentales en este caso son de vital importancia y que un retraso en la decisión final pondría en peligro a muchas personas, entidades y Estados. Agregó que un fallo definitivo podría ahorrar tiempo y recursos sustanciales y ahorrarle al país la ansiedad de un retraso prolongado. De hecho, es muy prolongado. Creo que este asunto no es para los tribunales, sino para los que trabajan en la capital de nuestra nación, específicamente en el Congreso y la Casa Blanca.

PUBLICIDAD

En el pasado he criticado al Presidente Trump cuando se me ha justificado. En un artículo de opinión del New York Times me quejé cuando rescindió sus promesas de proteger a Dreamers y luego lo denunció cuando terminó el programa DACA.

Pero como demócrata hispano que está dispuesto a criticar al Presidente, también estoy dispuesto a decir la verdad sobre los de mi partido. Por ejemplo, a principios de este año el Presidente ofreció un compromiso. Él más que duplicó la población elegible para individuos bajo el programa DACA de 800,000 a 1.8 millones. Esta no fue una concesión pequeña, pero los líderes demócratas se negaron a reunirse con Trump para negociar una posible solución. Me temo que los demócratas pueden estar jugando a la política con la inmigración y utilizando a los receptores de DACA como peones en una estrategia electoral cruel.

A cambio de un compromiso de la DACA, el Presidente aún quiere su muro. Durante su campaña Trump hizo del muro uno de los pilares centrales de su candidatura, por lo que nadie debe sorprenderse de que siga exigiéndolo. Nunca he estado de acuerdo con el muro, pero me anima que el Presidente esté dispuesto a considerar un “muro inteligente”; consistiría en una combinación de tecnología de vigilancia, mayor personal en la frontera y, en algunos casos, una barrera física. Claramente su pensamiento ha evolucionado. Pero me pregunto si un muro resolverá algo. Más del 44% de las personas indocumentadas en nuestro país en realidad volaron hasta aquí y simplemente se quedaron más de lo permitido por sus visas. Por lo tanto, a menos que la pared de Trump tenga 48,000 pies de altura, puede resultar ineficaz para detener este flujo. Francamente, a veces pienso que la pared es una solución buscando un problema.

Pero en lugar de negociar de buena fe, los congresistas se han negado a reunirse en la Cámara y no han aprobado nada en el Senado. Esta obstinación sugiere que ninguna de las partes quiere realmente una solución. Prefieren un tema, una controversia. Es inconcebible que cualquiera de las partes esté dispuesta a dejar a estos jóvenes en el limbo legal, todo porque necesitan una cuestión de cuña para las elecciones de mitad de período de 2018.

El enfrentamiento final sobre DACA está por llegar. Mientras que nuestros funcionarios electos de ambos lados del pasillo juegan a la política con DACA, la vida de los seres humanos está en juego. Esto es indigno de Estados Unidos.

Nuestros representantes electos harían bien en recordar que el pueblo ha hablado. De hecho, según una encuesta de CBS News, el 87% de los encuestados creían que los Dreamers deberían permanecer en los EE.UU. En última instancia, el destino de DACA no será decidido por un Presidente. El destino de DACA sólo puede ser determinado por nuestro Congreso. Y si el
Congreso hace su trabajo, debe ceder a la voluntad del pueblo.

 

*Francisco Coll es director de Desarrollo de HAC L&M School de Nueva York. Javier Palomarez es expresidente de la USHCC y asesor de la Casa Blanca.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Volando en línea: así viajan los mexicanos
Por

La categoría de viajes es la más grande en el comercio electrónico a nivel global.