El turismo en destinos de playa no se conforma solamente con atardeceres espectaculares y caminatas sobre la arena, hoy en día cobra fuerza el factor experiencia para atraer viajeros. Así lo confirma Mizraim Corpus, director ejecutivo de Be Hoteles y Nômade Group, quien rescata la visión detrás de estos proyectos que apuntalan la nueva generación de oferta turística en Tulum.

Tenemos una visión muy específica, más allá de ser hoteleros: buscamos trascender en el turismo transformacional a nivel global. Tenemos un interés genuino en cambiar el enfoque del turista”, asegura.

Ambas marcas, Be y Nômade, conjugan una propuesta en la que el usuario se coloca en el centro: desde la gastronomía hasta una serie de actividades que profundizan en el individuo, pasando por el lujo, la belleza del paisaje y las instalaciones. “Tulum brinda esa parte de belleza natural a un nivel energético muy elevado por todo el pasado arqueológico y cultural, y se convirtió con el tiempo en el destino del lujo-informal por excelencia”, contextualiza Corpus.

Placer descalzo

Hace una década surgió Be Tulum como una oportunidad para el viajero internacional que no sólo busca un espacio abierto y natural para descansar, sino en el que también encontró una reconexión con los elementos naturales, dice el directivo.

“La fortaleza de Be se basa en una arquitectura y belleza natural con elementos que utilizan materiales del entorno circundante, una estructura asentada sobre la misma arena y espectaculares vistas al mar”, describe Corpus.

El lugar cuenta con dos restaurantes que se complementan mutuamente más en el sentido conceptual que en la propia oferta de alimentos: por un lado, aparece la destreza depurada del chef Estrella Michelin Mauricio Giovanini, quien lleva los productos locales a la técnica global -ingredientes del sureste al servicio de platillos orientales, nórdicos, mediterráneos-, una reinterpretación que por sí sola ya merece la experimentación del paladar.

De igual forma, el restaurante Maresias, a pie de playa, busca remontar al viajero a un sentido más cercano con su entorno. El lugar le hace honor a la leña a veces con un pescado, a veces con un cabrito o un lechón. Imperdible el olor de la parrillada que se mezcla con el viento y la sal de las olas del mar. Todo periodo vacacional es una terapia, y en Be se lo han tomado muy en serio. La sede cuenta con el Yäan Healing Sanctuary, en donde se llevan a cabo terapias tradicionales de meditación y rehabilitación de la mano de especialistas que combinan procedimientos contemporáneos con técnicas prehispánicas de sanación.

Hábitat para la consciencia

Nômade es la respuesta del grupo hotelero a lo que entienden como un espacio en el que puede existir una evolución de la consciencia. De ahí que el contenido sea amplio y prácticamente permanente: clases de yoga, meditaciones, prácticas orientales y de sanación, entre otras.

“Se vuelve un hábitat temporal para la gente que quiere acceder a un mejor estilo de vida”, asegura Corpus. El visitante puede experimentar de rituales como el temazcal, un baño de vapor que ha sido parte de la medicina tradicional durante siglos.

De igual forma, las experiencias incluyen acercamientos con ceremonias regionales, como la del cacao, e internacionales, como rituales de origen marroquí que incluye desde meditación a través de la respiración hasta algunos otros enfocados en la energía sexual de los visitantes.

Si el huésped se cruza con una noche de luna llena durante su estancia, disfrutará de una velada única en la que se combina la fuerza de los rituales antiguos con música viva, propuesta especial de Nômade para los huéspedes que buscan experimentar un estilo de vida transformacional, cultural y enriquecedor que cambia por completo la energía de esta escenografía y que ha sido reconocida internacionalmente.

La oferta gastronómica tampoco se queda atrás en Nômade. En el lugar hay dos centros de consumo (La Popular: mariscos frescos a la parrilla, vistas al mar y música en vivo por bandas y DJ’s internacionales / Macondo: menú holístico con ingredientes orgánicos de temporada y música en vivo de todo el mundo) en los que el viajero tendrá productos de la región, principalmente del mar, así como un espacio mucho más enfocado a la oferta vegana.

Un Nômade por el mundo

El grupo hotelero perfila un crecimiento que se enfocará no sólo en ampliar las posibilidades de estas dos sedes, sino que llevará el concepto más allá del continente. Nômade sumará Tree Houses, con la intención de recibir cada vez a un mayor número de usuarios.

De igual forma, la marca abrirá un nuevo espacio en Holbox y saldrá de México con rumbo a Marruecos y Portugal. “Como parte de la marca Nômade Urbano nos internaremos en propiedades históricas que tienen necesidad de ser rescatadas: en Lisboa, Nômade estará dentro de lo que fue la Biblioteca Pública, mientras que en Marrakesh rescatamos la mansión de una diseñadora de moda”, detalla Corpus.

El concepto de Nômade Urbano estará ligado a la sede respectiva tanto a nivel de arquitectura y diseño como de experiencia para el visitante.

Sé parte de la tribu y reformula tu propia cosmovisión: www.nomadetulum.com

 

Siguientes artículos

Atraco masivo a fans de la NFL en el Azteca; la policía no hace nada
Por

Los afectados fueron atracados en el puente que comunica el Estadio Azteca con el paradero de Calzada de Tlalpan y los r...