Por: Orlando Mejía*

Recuperarse del impacto del Covid-19 en el entorno laboral requerirá tiempo, paciencia y gran resiliencia por parte de empresas y trabajadores. Cada sector productivo se enfrenta actualmente a situaciones y tiempos distintos en su trayecto hacia el restablecimiento gradual de sus operaciones. Asimismo, las empresas están conscientes de la posibilidad de una segunda ola de infección a futuro y de sus repercusiones potenciales.

El retorno de su personal al lugar de trabajo requiere definir estrategias efectivas, además de establecer prioridades críticas para los próximos 12 a 24 meses a medida que se enfrenten a un nuevo contexto y una realidad distinta a la que estaban habituadas.

Cómo lo hacen, depende particularmente de su industria. La atención hoy está puesta en la recuperación y en prepararse para prosperar. Podría ser un periodo prolongado, por lo que se requerirá de un enfoque y coordinación extraordinarios para acelerar el proceso. Existen algunas acciones específicas alrededor de la fuerza de trabajo que podrían ayudar a las empresas a superar la actual crisis y sentar las bases para progresar en los próximos años.

Por esto se sugieren 5 acciones en preparación al regreso buscando prosperar en un entorno post Covid-19:

  1. Reflexionar sobre lo ocurrido.
  2. Reafirmar el compromiso con el talento y su bienestar.
  3. Capacitar al talento en nuevas capacidades y alinearse a los nuevos requerimientos.
  4. Rediseñar el trabajo.
  5. Volver a asignar prioridades.

Los directores de Recursos Humanos, apoyados por los líderes de alto nivel, dediquen tiempo a reflexionar sobre qué es lo que sigue y analizar a fondo qué ha funcionado, qué se ha aprendido y qué hizo falta hacer en la fase de respuesta a la crisis. Esto les dará un panorama amplio y real de dónde se encuentra el negocio aquí y ahora para establecer la ruta a seguir.

Es importante también reafirmar el compromiso que se tiene con el bienestar del talento humano y replantear su propósito desde la perspectiva física, psicológica y financiera. Escuchar qué tiene que decir, conocer sus inquietudes y temores para volver al trabajo puede ser una guía valiosa para diseñar el plan para retomar las actividades.

Bajo la nueva normalidad, es importante también que la plantilla vuelva a recibir capacitación y reforzar sus aptitudes y capacidades. Podría incluso hacerse una reasignación de tareas y aprovechar su contribución y potencial. Esto podría ayudar incluso a desarrollar nuevas habilidades que permitirían que varias personas pudieran intercambiar posiciones y reemplazar a colegas en caso de una emergencia o enfermedad.

De igual manera, se recomienda observar las nuevas prioridades de la empresa para repensar y reconfigurar el trabajo, al personal y al entorno, además de buscar un equilibrio acorde con las necesidades de la empresa en su conjunto.

Por último, se busca que las prioridades de Recursos Humanos y la gestión del personal se realineen con las prioridades más apremiantes del negocio y de los colaboradores. Hay que tener en mente siempre que conforme su organización avance hacia la recuperación, es necesario examinar cómo se rediseña el trabajo, se organizan las estructuras y colaboran los equipos.

Contacto:

Orlando Mejía es Socio Líder de Transformación Organizacional para Latinoamérica en Consultoría, Deloitte México*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

luz
Gobiernos estatales se resisten a la política energética de AMLO
Por

Controversias constitucionales, amparos e impuestos "verdes" forman la estrategia de gobiernos estatales y empresarios c...