La empresa del siglo XXI con vocación de expansión internacional debe estar familiarizada con los riesgos geopolíticos y macroeconómicos, y evaluar el posible impacto en su negocio.

 

El riesgo geopolítico está de vuelta, y su relevancia para las empresas va más allá de un mero interés por el panorama internacional. La internacionalización es un imperativo para toda empresa con vocación de crecimiento. Pero hoy en día los mercados en crecimiento se encuentran en buena medida en economías emergentes, donde la inestabilidad política y jurídica y los riegos geopolíticos y macroeconómicos son factores de primer orden. La empresa del siglo XXI con vocación de expansión internacional está obligada ya a estar familiarizada con estos riesgos y evaluar el posible impacto sobre su negocio.

En el primer semestre de 2015 nos encontramos con un mundo en transición e inestable geopolíticamente. Los conflictos geopolíticos, con una Rusia amenazante en Ucrania y un Oriente Medio cada vez más inestable, han tomado una relevancia que no se veía desde el final de la Guerra Fría. La bajada del precio del petróleo podría propiciar una actitud conciliatoria en las negociaciones de Irán y Rusia con Occidente a medio plazo. Sin embargo, a corto plazo es de esperar que prosiga el incremento del riesgo de conflictos armados intraestatales, el recrudecimiento de los ciberataques y un cada vez más claro uso de herramientas económicas con fines geopolíticos, lo que se ha dado en llamar ‘geoeconomía’.

PUBLICIDAD

En términos económicos, la situación sigue siendo precaria. La demanda interna estadounidense se ha erigido en el principal motor de crecimiento de una economía mundial atascada, con estancamiento en Europa y las economías emergentes, especialmente China, ralentizando su crecimiento. Los cuatro Estados asiáticos más poblados (China, India, Indonesia y Japón) están realizando reformas domésticas de gran calado de la mano de cuatro líderes políticos fuertes. Sólo parece haber impacto positivo en la economía india. China está desacelerando su crecimiento.

Este informe identifica 10 riesgos geopolíticos y macroeconómicos de carácter global que condicionarán en buena medida a corto y medio plazo el contexto geopolítico y económico global. Toda empresa con vocación internacional debería tomarlos en consideración a la hora de evaluar sus decisiones de inversión internacional.

Los 10 riesgos analizados tienen efectos sistémicos y están relacionados entre sí, por lo que cuentan con el potencial de desencadenar una serie de reacciones de fuerte impacto a escala geopolítica y económica global. Las decisiones estratégicas de inversión por parte de las empresas deben tomarse con base en información contrastada que establezca los escenarios de manera adecuada. La inteligencia corporativa es una disciplina de creciente implantación en las organizaciones a fin de cubrir estas necesidades de conocimiento.

Una organización que no cuente con suficiente información establecerá una planificación que tendrá que modificar como reacción a cambios sobrevenidos. La inteligencia corporativa anticipa los escenarios y permite ser de los primeros en adaptarnos y en mejorar nuestra capacidad de influencia sobre estos escenarios.

Presentación del informe “Riesgos globales: primer semestre 2015”, elaborado por Joan Navarro, socio y vicepresidente de Asuntos Públicos en LLORENTE & CUENCA España. Puedes leer el informe completo aquí.

 

Contacto:

Twitter: @LlorenteyCuenca

Facebook: llorenteycuenca

LinkedIn: llorente-&-cuenca

Web corporativa: llorenteycuenca.com

Web de d+i LLORENTE & CUENCA

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La reducción de la pobreza no ha sido igual para hombres y mujeres
Por

En términos de bienestar social, la población presenta diferencias asociadas al género, pero a fin de avanzar hacia la i...

También te puede interesar