La suspensión de operaciones de cinco horas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) del pasado miércoles dejó como resultado 300 vuelos y a casi 40,000 pasajeros afectados, en una medida que no adoptaba desde hace cinco años, señaló su director Alejandro Argudín.

Esto derivado de las fuertes lluvias registradas a mitad de semana en la capital y la zona metropolitana, que además provocaron afectaciones a la circulación vehicular por las inundaciones en diversas vialidades y el cierre de varias estaciones del Metro en el oriente.

En entrevista para el espacio de José Cárdenas en Radio Fórmula, el directivo recordó que el aeropuerto capitalino ha registrado en los últimos 16 años, tres eventos similares al del miércoles, y el último fue hace más de cinco años.

Lee más: Tormentas caerán en todo el país este viernes

Dijo que la lluvia fue una tormenta que se estacionó sobre el aeropuerto por aproximadamente 70 minutos.

“Fue una precipitación pluvial de poco más de 45 milímetros, y primero fueron 70 minutos donde las operaciones se tuvieron que suspender por baja visibilidad, lo que generó las primeras demoras y una vez que la tormenta terminó, el volumen de agua que circuló en la zona operacional impidió continuar con las operaciones, lo que provocó una interrupción de casi cinco horas”, explicó.

 

Siguientes artículos

Así quiere Six Flags atraer a más visitantes mexicanos
Por

Ante un consumidor cauteloso, el parque de diversiones Six Flags ha optado por ofrecer descuentos y nuevas atracciones,...