cintillo_2013

 

Texto originalmente publicado el 27 de octubre

 

PUBLICIDAD

En la Ley de Ingresos los hidrocarburos siguieron soportando las finanzas del país, pero esto no durará mucho tiempo más.

 

Las finanzas del país volvieron a apoyarse en el petróleo para subsanar los huecos de 57,000 millones de pesos (mdp) que dejaron los cambios en la reforma fiscal. La Cámara de Diputados aumentó la estimación del precio del barril de petróleo de 81 a 85 dólares, dando ingresos extras de 45,000 mdp a los 733,891 mdp previstos por el gobierno en este rubro.

Al menos en 2014, la reforma hacendaria no cumpliría una de sus promesas de bajar la dependencia de los ingresos petroleros. La propuesta del Ejecutivo también contemplaba un nuevo régimen para Pemex para reducir su carga fiscal, pero éste entraría hasta el 1 de enero de 2015.

Además, este tema quedó fuera para insertarse en la discusión de la reforma energética, por lo que el nuevo régimen aún no está seguro para la paraestatal. Mientras, los hidrocarburos siguen soportando las finanzas del país, pero no por mucho tiempo más.

 

Más dólares para llenar huecos

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que descartar el IVA en vivienda, espectáculos y colegiaturas, propuestas que encontraron una fuerte oposición, costará 57,000 millones de pesos (mdp). Para rellenar este boquete, el Congreso elevó la estimación del precio del barril del petróleo de 81 a 85 dólares en la Ley de Ingresos 2014.

Por lo general, el precio del barril se vende por arriba del presupuestado. El 22 de octubre, la mezcla mexicana cerró con una cotización de 92.95 dólares por barril.

Además, se elevó también la estimación del tipo de cambio de 12.6 a 12.9 pesos por dólar, y seguirá el incremento del precio de las gasolinas, pero a un ritmo de 8 centavos por mes.

 

Menos ingresos tributarios no es ‘despetrolizar’

El gobierno de Enrique Peña Nieto busca implementar un nuevo sistema de seguridad social universal, que tendrá un costo de 45,000 millones de pesos, de acuerdo con el paquete económico de 2014.

“En la propuesta se trata de reconocer que la seguridad es un derecho humano y no sólo laboral”, indicó Luis Liñero, socio de Impuestos de Deloitte, en un panel hecho por la firma para comentar los cambios al dictamen de la reforma hacendaria.

La propuesta de pensión universal es de 1,092 pesos mensuales, ajustables anualmente con la inflación, para personas mayores de 65 años, con ingresos iguales o inferiores  a 15 salarios mínimos (entre 27,000 y 29,000 pesos) y que no cuenten con una pensión derivada de un esquema de seguridad social, explica Deloitte.

El incremento recaudatorio que tenía previsto el gobierno, el cual iba a dar los recursos para este programa, terminó siendo subsanado por más ingresos petroleros, por lo que no se estaría avanzando en reducir la dependencia de estos, considera Mario Rizo, socio director de Sallez Sainz Grant Thornton México.

“Si el incremento al estimado de ingresos petroleros se debe exclusivamente para ayudar a cubrir el faltante de percepciones por descartar aumentos en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en colegiaturas y viviendas, entonces no se estaría logrando el objetivo de ya no depender de Pemex”, considera.

 

2015, ¿adiós al salvavidas petrolero?

En la propuesta de reforma hacendaria estaba propuesto también el cambio de régimen para Pemex, el cual reduciría su carga fiscal y le permitiría operar con mayores recursos, pues se reconocerían sus costos totales, pagaría ISR por sus utilidades como cualquier otra empresa, y tendría que pagar una regalía básica, explica Deloitte.

Este régimen no entraría en vigor hasta el 1 de enero de 2015, pero su discusión, prevista dentro de la reforma hacendaria, se movió por acuerdo entre Hacienda y el Congreso al marco de la reforma energética, por lo que su implementación tal y como se propone aún no es segura.

Pero si se libra de carga fiscal a Pemex, se acabaría el “salvavidas” petrolero que salvó por décadas las finanzas del país. Ya no existirían los recursos para soportar programas que el gobierno decida implementar.

Para Mario Rizo, de Grant Thornton, el verdadero bienestar llegará cuando se decida soltar el salvavidas.

“Si en lugar de otorgar más recursos al gobierno, estos se destinaran a convertir a la paraestatal en una entidad competitiva, conduciría a una disminución de los costos de la energía y, así, las empresas mexicanas disminuirían sus costos de operación, con lo que se generaría mayor inversión y empleos, logrando el ‘bienestar social’ tan ambicionado por el Poder Ejecutivo”.

 

 

Siguientes artículos

Las 15 personas más poderosas del mundo en 2013
Por

Publicada originalmente el 3 de abril de 2013 No son precisamente las personas más acaudaladas del orbe, pero su influen...