En días pasados se aprobó un seguro de desempleo para nuestro país. ¿Qué efecto tendrá en nuestra economía?

 

 

 

PUBLICIDAD

Por Alejandro Gómez, escritor de Economía en Paradigmas

 

 

En días pasados se aprobó un seguro de desempleo para nuestro país, algo inusual dado que estas prestaciones son casi inexistentes en la mayoría de los países en desarrollo. Este seguro es una prestación autofinanciada por los mismos trabajadores formales, por lo que sólo podrán acceder a él poco menos de un tercio de la fuerza laboral mexicana. Una buena pregunta al respecto es ¿qué efecto va a tener este seguro de desempleo en nuestra economía?

En un documento reciente del Banco Interamericano de Desarrollo se hace un análisis sobre los efectos de introducir prestaciones por desempleo a una economía con alta informalidad, un caso muy ad hoc al nuestro. El riesgo inherente a los seguros de desempleo es lo que se  conoce como riesgo moral, el cual puede disminuir la precaución de los trabajadores tanto para evitar ser despedidos como para buscar trabajo. Sin embargo, en los países de ingreso medios se tienen más retos que afrontar. Los seguros de desempleo tienen baja cobertura debido a que los trabajadores informales no pagan impuestos ni contribuyen a la seguridad social; además, éstos son, en general, menos propensos a la protección social y menos productivos. Esto lo torna complicado dado que los informales requieren más de esta ayuda porque tienen mayor probabilidad de perder su empleo que los formales.

En el documento los autores encuentran que la reacción del mercado laboral a esta prestación depende del tamaño de los beneficios y de las contribuciones necesarias para financiarlo. Incrementar el nivel de beneficio para una cierta aportación incrementa los incentivos de los trabajadores a mantenerse en el sector formal para poder gozar de este subsidio. Al mismo tiempo, se reduce la informalidad a expensas de un pequeño aumento en el desempleo. Por el otro lado, si las contribuciones requeridas aumentan mientras que los beneficios se mantienen invariables, los programas de seguro de desempleo se tornan menos atractivos, lo que conlleva a un posible aumento en la informalidad.

Por otra parte, analizan la presencia del seguro de desempleo con otras medidas de política económica. Encuentran que bajando costos de despido, impuestos al empleo y aumentando la supervisión gubernamental al sector informal se pueden reducir los efectos negativos en el sector formal originados por esta prestación. Asimismo, estas tres acciones llevan a un aumento en la tasa de desempleo.

La ley recién aprobada establece que el trabajador va a contribuir a fondear su seguro de desempleo por medio de aportaciones a costa de su cuenta de vivienda. Un pequeño porcentaje de esta aportación se irá a un fondo solidario. Si bien esta prestación es a expensas de reducir otra (en esta caso vivienda), una posible ventaja potencial es que disminuirá el riesgo moral implícito a este tipo de seguros, ya que en caso de que no llegaran a necesitar el seguro de desempleo se asigna a su cuenta de vivienda. Por lo que un trabajador que busque beneficiarse perniciosamente de este seguro tiene más incentivos a no hacerlo dado que estaría sacrificando consumo futuro por consumo presente. En contraparte, si bien las contribuciones no son altas para gozar de esta prestación, sí lo pueden llegar a ser los beneficios, ya que se estaría sacrificando un monto para comprar una casa a futuro por gozar de este subsidio.

Estos dos últimos puntos tienen un contexto muy importante: poca gente es la que usa su fondo para vivienda para comprar una casa. Un porcentaje importante de trabajadores no lo utiliza, por lo que estos argumentos pueden quedar inválidos.

La medida adoptada es un logro importante para los trabajadores que puede conllevar más beneficios que costos. Sin embargo, esto se debe a la incapacidad de los trabajadores de adquirir vivienda, cuestión que no puede permanecer así, y en caso de que esto cambiase, el seguro puede ser más dañino que benéfico.

 

 

Contacto:

Twitter: @RevParadigmas

Facebook

[email protected]

www.paradigmas.mx

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La mexicana que se convirtió en la mejor empresa para el mundo
Por

Échale a tu casa es la número uno entre casi mil compañías de todo el mundo evaluadas por B-Lab por su desempeño financi...