¿Qué tiene que ver una serendipia a la hora de invertir en los mercados financieros? ¿Por qué razón un inversionista encuentra una cosa distinta a la que estaba buscando?

 

 

 

Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado, que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.

El mismo Albert Einstein reconoció haber llegado a teorías buscando otras. Lejos de ser la milésima parte de aquella gran figura, he estado tratando los últimos 15 años de figurarme el por qué en los mercados accionarios algo podría estar caro o barato, mediante el estudio de ratios financieros, datos económicos y otras tantas herramientas científicas.

Por cosas de la vida, terminé no formulando una teoría nueva, sino descubriendo otra: el efecto manada, el pánico y la excitación financiera.

Vera usted: si todo el mundo sostiene que algo está barato, es poco probable que muchos individuos lo encuentren caro, y viceversa. Esto sería una especie de efecto manada.

El otro fenómeno particular se produce cuando ciertos mercados tienen subidas fuertes, la excitación y la codicia llevan a los inversionistas a comprar activos, y viceversa, cuando los mercados sufren caídas precipitosas.

Por estas mismas razones enunciadas son muy pocas las personas que logran hacerse ricas invirtiendo en acciones: a saber, los activos en general cobran mayor valor cuando son escasos y menor cuando abundan.

Si todo el mundo considera que una acción esta barata, querrán tenerla, haciendo con ello que el universo de personas que la poseen sea abundante. Y con ello, generan un menor valor como concepto de inversión (muchas personas comprando). ¿Cómo podría subir aún más el precio de una acción que todo el mundo ya compró a rabiar? ¿Piensa, usted, que cuando sale en el periódico que una acción está barata es usted el único leyendo el artículo? Cree, usted, que Warren Buffet o George Soros compran acciones recomendadas al público masivo?

Estos personajes han generado enormes fortunas por (entre otras razones) un par de características:

  1. Saben descubrir el valor oculto de ciertos negocios a nivel conceptual, cuando nadie más los ve
  2. Porque son los primeros en comprar cuando todo el mundo vende y los primeros en vender cuando todo el mundo compra

 

Por supuesto, ambos personajes pueden haber experimentado más de una serendipia, pero lo más probable es que normalmente encuentran lo que andan buscando.

Sólo se requiere paciencia y coraje.

 

 

Contacto:

Facebook

Twitter: @ethanmichaly

www.ethanmichaly.com

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Este hombre quiere acabar con la ‘porno venganza’
Por

En su tiempo libre, Adam Steinbaugh caza a los propietarios de los sitios web que publican “porno involuntario”, imágene...