Proyectos de energía producida con el calor del sol llaman a empresas y a la propia CFE para que le apuesten a esa energía renovable.

 

 

México no sólo es un país petrolero porque produce 2.5 millones de barriles de petróleo al día y casi el 40% de su gasto público depende de la venta de crudo, sino también porque el 60% de los contaminantes que genera derivan de la producción y consumo de combustibles de origen fósil.

PUBLICIDAD

La política energética impuesta por las administraciones federales en México pasó por alto que el país tiene un potencial de producción de 6,000 megavatios de energía solar fotovoltaica, hasta 20,000 para producir energía derivada del viento y 10,000 MW para aumentar la capacidad de energía geotérmica.

Derivado de ese olvido, México ha concentrado su producción de combustibles y electricidad a partir de petróleo. Sin embargo, debo admitir, en los últimos dos sexenios se fincaron los cimientos para un crecimiento progresivo y sostenido en el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía, pero quiero referirme en particular a la energía solar fotovoltaica.

El territorio mexicano destaca en el mundo por su mayor recepción solar al año, con niveles de irradiación de 5 kilovatios hora por metro cuadrado en promedio, así que tiene capacidad para captar la energía solar que le permitiría satisfacer la totalidad de su actual demanda eléctrica, sólo con utilizar el 4% de fuentes de generación solar fotovoltaica en las regiones de mayor potencial, que se localizan en los estados del norte (Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Sonora, Chihuahua y Coahuila).

Sin embargo, la energía derivada del aprovechamiento de la radiación solar apenas es visible. De acuerdo con el reciente informe de la Secretaría de Energía sobre la participación de las energías renovables en la generación de electricidad en el país, la energía fotovoltaica es la menos desarrollada de entre las opciones renovables; incluso, en los informes sobre capacidad de energía sólo se destaca la eólica, hidroeléctrica y la geotérmica.

Pese a la apuesta del sector público por el gas natural y otros combustibles de orgien fósil para la producción de electricidad, en el país hay iniciativas del sector privado que han resultado exitosas para el desarrollo de la energía solar fotovoltaica.

En el primer trimestre de este año se inauguró en Baja California Sur la central fotovoltaica Aura Solar 1, la más grande de Latinoamérica y la primera de gran escala en México, con una capacidad de generación de 82 gigavatios hora (GWh) al año.

El parque fue desarrollado en 100 hectáreas, donde se instalaron 132,000 módulos policristalinos con seguidores de eje y una vida útil de 30 años.

El parque es propiedad del grupo mexicano de inversión Corporación Aura Solar, que invirtió 100 millones de dólares, y Gauss Energía fue la empresa encargada de desarrollar el proyecto y operarlo.

A su vez, en Mérida, este mes la compañía Conermex instaló y puso en operación la planta solar fotovoltaica más grande del sur y sureste mexicano, misma que atiende el 100% del consumo eléctrico de la empresa fabricante de botanas La Lupita.

La planta, que consta de 1,208 paneles solares, con una capacidad total de 324 kilovatios (KW) –equivalente a los requerimientos de 400 viviendas de interés social– convirtió a La Lupita en la primera compañía a nivel regional y nacional en producir el total de la electricidad de sus procesos a partir de la energía solar, una fuente renovable y amigable con el ambiente.

Francisco Solís Baeza, director de Proyectos de Conermex, explicó que los paneles para la producción de energía solar fotovoltaica fueron fabricados en Estados Unidos y el sistema fue diseñado e instalado por esa compañía y la empresa local Electromecánica Mérida, que encabeza Miguel Novelo.

Los ejemplos de esos proyectos de energía producida con el insumo gratuito que representa el calor del sol, y que es amable con el ambiente, representan un llamado a otras empresas y la propia Comisión Federal de Electricidad para que le apuesten a esa energía renovable.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @earzate2003

Facebook: Esther Arzate

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Bolsas de valores, divisas y tasas de interés
Por

¿Qué pasará durante diciembre con las principales variables que determinan el comportamiento de los mercados financieros...