Por Christian Rojas*

La evolución de las tecnologías, las nuevas formas de comunicación y la cantidad de fuentes de información, nos hace ser más profesionales y multifuncionales.

Nuestra descripción laboral ya no se limita sólo a encargarnos de la narrativa para generar la amplificación de productos y servicios. Ahora, se espera un dominio polifuncional de temas afines y relacionados con la de creatividad, el contenido, las redes sociales, la analítica y la detección anticipada de tendencias.   

El valor de las empresas de relaciones públicas ya no sólo radica en la relación y contacto directo con la persona adecuada. Tenemos que sumar y mejorar exponencialmente la creación de contenidos de valor, información exclusiva y sobre todo, relevante.

En Lithiumpr utilizamos diariamente el Smart Content. Éste es un análisis en tiempo real de la información actual, los medios digitales, las tendencias y la influencia que puede generar dicha correlación, con el valor de la información que generan y que requieren nuestros clientes. Es importante destacar que este contenido inteligente, no sólo se enfoca en identificar y analizar, sino en relacionarlo y adaptarlo al entendimiento real del medio provocando su interés en los temas específicos a comunicar.

Sumado a un storytelling con suficiente creatividad, conocimiento y redacción tan clara como concisa, que ofrezca datos relevantes y digeridos. También, se debe considerar critico el apoyo de material audiovisual e infográfico, que aporte y sea interactivo.

No te pierdas: ‘El ombligo de Guie’dani’, la antítesis de ‘Roma’ llega al cine

Apoyados por tecnología adecuada

La práctica conocida como el Spray and Pray, que se traduce en un envío masivo ya la espera de que algún medio de comunicación lo tome ya quedó en el pasado. Después de los problemáticos fake news, la audiencia se hizo más crítica, analítica y más bien ahora, está volviendo a confiar en los medios que han mantenido congruencia, seriedad y criterio editorial.

Adaptándonos en estos tiempos

Tácticas como realizar narrativas más cortas, comunicación más estrecha entre agencia y medio, eficientizar la manera de realizar entrevistas en temas que ocupen atención inmediata con la audiencia target, son algunas “mejores prácticas” hoy en día.

La velocidad y la viralización de digital no necesitan de una larga narrativa ya que la atención del público es más corta que antes. También hay una saturación de contenido y es nuestra labor brindar calidad y precisión en la información.

El poder de la información

Tenemos que usar de la manera más inteligente y eficiente, la data que se encuentra disponible a nuestro alcance. Podemos citar diferentes fuentes de información relevante, pero los focus groups más grandes están en línea.

Terceros generan contenido de nuestro interés y de la competencia, sin costo alguno y está totalmente disponible para consumirlo.

La audiencia

Escuchar y analizar las conversaciones en las redes y en los medios, nos hace tener una capacidad de reacción casi que inmediata para generar contenido a la medida y actualizado. Nos brinda una radiografía de exactamente quién lo habla, quién lo repite y las conversaciones alrededor en tiempo real.

Esta reacción inmediata puede atender y también crear una alerta, mostrar una postura y hasta se puede dar una entrevista y contestar preguntas de forma inmediata.

Lee también: Festival Internacional de Cine de Toronto: Camino al Óscar

Información precisa

La comunicación hacia los medios, tiene que ser actualizada y por ende la necesidad de la investigación se vuelve tan importante como recurrente. El análisis de estos datos, nos dará como resultado una generación de contenido ad hoc y preciso. Básicamente es un tiro con “bala u” de un francotirador, en vez de metralleta desaforada.

El mundo de la influencia

Quién te influencia. Las agencias de relaciones públicas crean alianzas con influenciadores y líderes de opinión, para apoyarse en la amplificación de la audiencia.

La redes sociales e influenciadores también han evolucionado a apartir de su engagement. Ya hasta podemos ver redes sociales como Tik Tok donde comparten su propio contenido entre una audiencia mucho menor y con otro fin, en comparación a Facebook, Twitter, IG y Linkedin.

En las empresas

Ahora las empresas también le están apuntando a los nanoinfluencers. Los nanoinfluencers son perfiles de 1,500 seguidores o menos, con un alto grado de influencia y que el target escoge y los sigue orgánicamente. Éstos apoyan a los actuales influencers y líderes de opinión, para la validación y congruencia que la marca quiere comunicar.

Las tendencias de los famosos chatbots y el uso de AI (inteligencia artificial) por parte de las empresas, ha funcionado y ayuda a optimizar los procesos de servicio al cliente recabando además datos de comportamientos del consumidor.

Las empresas van aumentando su comunicación interna, para generar más información de lo que pasa y para aumentar la fidelidad con sus colaboradores. Ahora se puede contactar directores nivel C en grupos de Linkedin o al menos con una comunicación al alcance de todos los colaboradores. O sea, están más cerca y hasta se realizan microcomunidades para facilitar la información y cercanía.

El uso de estas herramientas de análisis, medición y automatización de ciertos procesos generan mayor competitividad y reducen costos en las empresas.

En el tema de las relaciones públicas, difícilmente se puede sustituir una conversación con un periodista quien busca información actual y ahí es en donde nos diferencia el storyteling.

 

Contacto:

Twitter: @Lithiumprmx

Instagram: @Lithiumprmx

 

El autor es Director de Lithiumpr México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te puede interesar: PathBooks: el lector toma decisiones y cambia el rumbo en sus historias

 

Siguientes artículos

La autoridad moral después de Culiacán 
Por

Un análisis del incremento de la inseguridad en México y el papel que juega el país a nivel internacional.