El estímulo fiscal, también conocido como subsidio, a gasolinas y diésel frenó la recaudación tributaria del gobierno mexicano durante 2017.

Los ingresos tributarios retrocedieron 0.9% el año pasado, la primera vez que recauda menos impuestos nuestro país desde 2012, cuando se registró una reducción de 2.4%, de acuerdo con las estadísticas oportunas de finanzas públicas de Hacienda.

Respecto a los ingresos por el Impuesto Especial sobre Producción y Sercicios (IEPS) se contrajeron 15.7%, afectado principalmente por el concepto de gasolinas y diésel, que se desplomó 26.4% entre enero y diciembre de 2017,  mientras que en 2016 había crecido 22.5%.

Aunque el gobierno liberó en noviembre el precio de la gasolina, extendió a 2018 la vigencia del subsidio en todo el país. “El estímulo a la frontera norte ha permitido homologar parcialmente los precios en esa zona con las ciudades vecinas en Estados Unidos”, dijo la dependencia en un comunicado.

PUBLICIDAD

Lee también: Gobierno liberó precio de gasolinas en el peor momento: comisión de Senado

El gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto proyectó recaudar 284,432 millones de pesos por impuestos a combustibles, de acuerdo con la Ley de Ingresos 2017, pero se quedó a 67,934 millones por debajo de su meta.

Los ingresos petroleros también retrocedieron, Entre enero y diciembre del año pasado, este concepto retrocedió 1.1% a 827,259 millones de pesos.

En los últimos 12 meses, el Impuesto Sobre la renta (ISR) creció 4.3% a 1.5 billones de pesos. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) disminuyó 2.8% a 816,039 millones.

Los impuestos a la importación también se redujeron 2.4% y sumaron 52,330 millones.

La carga tributaria recaudada por actividad de exploración y explotación de hidrocarburos sumó 4,329 millones de pesos, un repunte de 2.2% anual.

 

Siguientes artículos

Economía de México crece 2.3% en 2017: Inegi
Por

El Inegi estima que el PIB en 2017 tuvo un crecimiento de 2.1% en cifras originales y de 2.3% en cifras ajustadas por es...