Nuestro legado puede perdurar más que nuestro cuerpo físico. De ahí la necesidad de hacer testamento y, en su caso, un plan de sucesión empresarial.

 

 

Ya estamos a mediados de septiembre, mes de fiestas patrias y del testamento. Éste es el momento perfecto para acercarse a su notario de confianza y aprovechar los descuentos para redactar su última voluntad. ¡Y qué importante es!

PUBLICIDAD

Si ya tiene algo de valor que heredar a sus hijos, a sus nietos, a alguna amistad, etcétera, y quiere asegurarse que cada uno reciba lo que usted desea, necesita un testamento notariado.

El primer paso es identificar todas sus posesiones como muebles, pinturas, joyas, propiedades, terrenos, automóviles, artesanías, objetos con valor sentimental, etcétera.

Ahora haga también una lista de sus cuentas bancarias, inversiones, acciones, fondos, Afore y seguros. Es importante que sus documentos financieros estén actualizados y que éstos muestren los nombres completos y el porcentaje correspondiente que recibirá cada beneficiario.

Tenga presente que muchos créditos cuentan con seguros; por ejemplo, el crédito hipotecario, la tarjeta de crédito y el crédito de automóvil. Si usted llega a fallecer y no existe algún otro responsable por el adeudo, el seguro cubrirá el resto del saldo del crédito y el bien material pasará a las manos de quien(es) usted haya designado.

En todos sus documentos e identificaciones oficiales vigentes, asegúrese de que aparezca su nombre completo y su firma; éstos deben de ser los mismos en todos sus documentos y contratos; de no ser así, actualícelos.

También infórmele a sus seres queridos que sean los beneficiarios, que les va a dejar algo, y mantenga en orden los documentos correspondientes en un lugar seguro pero de fácil acceso.

Estos pasos le facilitarán la existencia a nuestros herederos al momento de gestionar los bienes y dineros que haya dejado para ellos. Recuerde que no tiene sentido heredar problemas. Nuestros seres queridos ya tendrán bastante con que cargar con el duelo, el sepelio, etcétera.

Si es empresario, su compañía es parte de su orgullo y de su herencia. Sé que es desagradable pensar en que todos nos iremos algún día, pero nuestro legado puede perdurar más que nuestro cuerpo físico. Por ello necesitará, además, un plan de sucesión empresarial.

El plan le ayudará a que la persona que usted designe tenga los conocimientos y habilidades necesarias para mantener la empresa a flote.

Este “know-how” que hay que transmitir, asegurará no sólo que la empresa continúe hacia adelante, sino que salvaguardará los empleos de muchas personas cuyas familias también dependen de la empresa.

Este plan de sucesión hágalo y fírmelo ante notario.

Recuerde que si se casó bajo el régimen de sociedad conyugal, los bienes pertenecen a ambos por partes iguales, aun cuando sólo aparezca uno de ellos como titular o dueño. En este caso es muy importante que ambos hagan su testamento, ya que así, cada quien puede disponer de las cosas que le corresponden.

Piense también con cuidado a quién nombrará como albacea; esta persona tendrá como función principal la de vigilar que se cumpla el testamento.

Por último, si tiene hijos menores de edad, es vital que se nombre a un tutor. Esta persona será quién velará por los intereses de sus hijos hasta que hayan cumplido la mayoría de edad.

Las personas que funjan como albacea y tutor deben de estar enterados y de acuerdo con las responsabilidades que asumirán en caso de ser necesario. Como en todo, platicando se entiende la gente.

 

 

Contacto:

Twitter: @BurodeCreditoMX

Facebook: Buró de Crédito México

Página web: Buró de Crédito

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

China materializa bolsa global de oro en Shanghai
Por

Centros como Singapur y Tailandia están entrando a la disputa junto con Shanghai por lanzar nuevos productos financieros...