Hay varias docenas de películas que ponen de manifiesto el trabajo de los periodistas, y se vuelven más interesantes cuando están basadas en personajes o historias de la vida real.

 

Películas y series televisivas sobre temas de comunicación, periodismo, relaciones públicas y publicidad hay varias docenas. Muchas de ellas son producto de la ficción o adaptaciones de novelas, otras más son adaptaciones de historietas y varias más narran casos de la vida real. Quizá la más antigua sea la denominada El reportero del diablo (Der Teurter), de 1929, dirigida por Billy Wilder, que narra las peripecias de un periodista y su ayudante tras la pista de unos gangsters que secuestraron a unas jóvenes estadounidenses en Berlín. El periodista las libera, enamora a la protagonista y escribe el reportaje del año.

Pero el cine con este tipo de temas se vuelve más interesante cuando la película se basa en personajes o historias de la vida real. Un ejemplo conocido de ello es El ciudadano Kane (1941), escrita, producida y protagonizada por Orson Welles, considerada una de las obras maestras de la historia del cine, a pesar de sólo haber ganado un Oscar por el mejor guion original. Roger Joseph Ebert, uno de los críticos cinematográficos más reconocidos a nivel mundial, dijo de ella que era la mejor película de la historia.

PUBLICIDAD

En ella se narra la vida y el legado de Charles Foster Kane, un personaje basado en el magnate de la prensa William Randolph Hearst, y la del propio Orson Welles, por medio de flashbacks a través de la investigación de un periodista que quiere conocer el significado de la última palabra que dijo el magnate antes de morir: “Rosebud”. Aunque el reportero no logra descifrar el misterio de la famosa última palabra, la imagen final revela que era la marca de un trineo con el que Kane jugaba cuando era niño. Welles explicó que, en el subconsciente, ese juguete representaba la simplicidad, la comodidad, pero sobre todo la falta de responsabilidad en casa de Kane, así como el amor de su madre.

 

Algunas historias de la vida real

A lo largo de la historia del cine se han producido otras películas basadas en casos de la vida real de periodistas. Algunas son:

La mujer del año (Woman of the year)
Dirigida en 1942 por George Stevens, narra la historia de una periodista política (Katherine Hepburn) con gran influencia internacional. Está basada en la figura de la corresponsal Dorothy Thompson, quien en 1939 fue reconocida por la revista Time como la segunda mujer más influyente en Estados Unidos, después de Eleanor Roosevelt. También fue la primera periodista estadounidense expulsada de la Alemania nazi, en 1934.

También somos seres humanos (The Story of G.I. Joe)
Dirigida en 1945 por William Wellman, narra la historia real del corresponsal Ernie Pyle, quien cubría la guerra en el frente –o tan cerca como pudiera estar– en el norte de África y Europa. Pyle se convirtió en corresponsal de guerra y como tal se unió al ejército de Estados Unidos cubriendo todos los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo el desembarco en Normandía y la liberación de París. Murió en un fuego cruzado de japoneses y estadounidenses en la isla de Okinawa el 18 de abril de 1945.

Yo creo en ti (Call Northside 777)
Dirigida por Henry Hathaway, basada en una historia real. En 1932, Frank Wiecek fue condenado a 99 años de prisión por un crimen que no cometió. Doce años después, su madre, que limpiando pisos ahorró 5,000 dólares, publicó un anuncio ofreciendo ese dinero como recompensa para quien le diera la información que permitiera descubrir al verdadero criminal. Un escéptico periodista (James Stewart) inicia la investigación.

El Gran Carnaval (The big Carnival)
Dirigida en 1951 por Billy Wilder, está basada en un hecho acontecido en Estados Unidos. Narra la historia de un reportero venido a menos y sin escrúpulos (Kirk Douglas), quien mantiene a un hombre atrapado en una mina para alargar el éxito de su exclusiva. Su primer título fue Ace in the Hole.

Todos los hombres del presidente (All the President’s Men)
Filmada en 1976 bajo la dirección de Allan Pakula, en la que Robert Redford y Dustin Hofman interpretan a los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, basada en su libro homónimo que relata la historia de la investigación periodística que condujo al famoso escándalo de watergate, que obligó a Richard Nixon a dimitir como presidente de Estados Unidos. En 2010, esta película fue incluida entre los filmes que preserva el National Film Registry (Registro Nacional de Filmes) de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, por ser considerada «cultural, histórica o estéticamente significativa».

Zodiaco (Zodiac)
Es un thriller estadounidense de 2007 dirigido por David Fincher, basado en los hechos reales relatados en el libro del mismo nombre, escrito por Robert Graysmith sobre el famoso Asesino del Zodiaco. Es la historia de un asesino en serie que entre los años 1966 y 1978 mató a un número indeterminado de personas en la zona de San Francisco, al tiempo que enviaba a los medios de comunicación cartas con pistas, a modo de juego. La historia se centra en las largas pesquisas de 2 detectives que intentaron darle caza, así como las de 2 periodistas que intentaron averiguar su identidad.

A sangre fría (In Cold Blood)
Es una película de 1967 dirigida, escrita y producida por Richard Brooks, basada en la novela homónima de Truman Capote que explica cómo una familia de Holocomb, en el estado de Kansas, en Estados Unidos, es asesinada sin ningún sentido y cómo los asesinos son capturados y sentenciados a pena de muerte. La película consigue trasladar los temas sustanciales: conocer íntimamente a las víctimas y sus verdugos, saber con todo detalle qué ocurrió exactamente aquella noche del 14 de noviembre de 1959 por boca de uno de los asesinos y reflexionar sobre la pena de muerte. Ganó el premio David di Donatello al Mejor Director Extranjero y estuvo nominada a cuatro Oscar: Mejor Director, Mejor Banda Sonora, Mejor Fotografía y Mejor Guión Adaptado. En 2008 fue elegida para ser preservada en el archivo de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Hay varias películas más basadas en la vida real que ponen de manifiesto la labor de los periodistas. Sería buena idea que algún director de cine mexicano realizara una para rendir tributo a tantos periodistas de nuestro país que han hecho excelentes trabajos de investigación y que, en muchos casos, les ha costado la vida.

Mis respetos para todos ellos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mmaraboto

Blog: CorpMedios

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Regadera mexicana que enamora a Apple y Alphabet
Por

Ante el gran problema ecológico que padece el planeta, en México hay talento que plantea soluciones económicamente viabl...

También te puede interesar