cintillo_2013

 

La fortuna de David Copperfield podría hacer de él un miembro de la selecta lista de los 400 hombres más ricos del mundo. ¿Revelará el secreto de su fórmula?

 

PUBLICIDAD

Por Morgan Brennan

 

Puede que David Copperfield sea más famoso por sus extravagantes trucos de magia que incluyen la desaparición de la estatua de la libertad y caminar a través de la Muralla china. Pero es posible que su mayor logro sea haber amasado silenciosamente su enorme fortuna de nueve números a lo largo de tres décadas de carrera.

El famoso ilusionista de 57 años tiene una fortuna que en Forbes calculamos en 800 millones de dólares (MDD), gracias a sus 13 años en Las Vegas, giras mundiales, 20 especiales de televisión, una colección gigante e irremplazable de objetos mágicos y una cartera inmobiliaria compuesta propiedades multimillonarias. Esa suma mágica lo coloca en la lista de prospectos para la lista Forbes 400, que incluye a 15 personalidades con fortunas cercanas a los 1,300 mdd (el mínimo para estar entre los 400).

Sus 800 mdd hacen de Copperfield un miembro del raro club de los ultra ricos y famosos que han generado sus fortuna ellos mismos y están a punto de convertirse en multimillonarios en el futuro cercano. Sólo otra artista ha superado al club de los 1,000 mdd (el mínimo para entrar en la lista Forbes) y se colado al club de los 400: Oprah Winfrey (con una fortuna de 2,900 mdd).

A lo largo de su carrera, Copperfield ha ganado 11 Guinness World Records, entre ellos uno por la mayor venta de boletos vendidos por un artista en solitario, superando a Madonna, Michael Jackson y Elvis Presley. Combinadas, sus giras mundiales y shows de Las Vegas han recaudado 4,000 mdd y contando. Sus especiales de televisión han ganado 21 premios Emmy y alcanzado una audiencia total mundial de 3,000 millones. Sueños y pesadillas, su show de 1996, todavía mantiene el récord de más boletos vendidos en una sema en Broadway, después de haber recaudado más de 6 mdd en sus cinco semanas de duración.

Una parte considerable de la fortuna de Copperfield proviene de su show de Las Vegas en el MGM Grand Hotel & Casino. Lo ha realizado ininterrumpidamente durante 13 años, hasta tres espectáculos al día los siete días a la semana durante 42 semanas al año. La venta de entradas suma hasta 50 mdd anuales, además de la venta de mercancía de cuyos derechos es el titular. Este verano, el artista firmó un contrato de tres años gracias al cual el Hollywood Theater del famoso casino llevará su nombre. A finales de este año, también se dará a conocer un nuevo espectáculo lleno de lo que él llama “magia tamaño Jurassic Park”. Entre sus nuevas atracciones está un extraterrestre verde autómata llamado Atila, para lo cual ya están en producción nuevas camisetas, juguetes y series de libros para niños. Y lo hace todo sin la ayuda –o las tarifas– de un gerente o agente.

“David es sin duda el hombre más trabajador del mundo del espectáculo”, dice Scott Sibella, Presidente y COO del MGM Grand. “La gente mataría por tener un programa como el de David en su hotel debido al éxito que ha tenido.”

Copperfield también es propietario de la mayor colección del mundo de trucos de mágia. Compuesta por más de 150,000 artefactos y libros, su Museo y Biblioteca Internacionales de Artes Mágicas incluye artículos de Harry Houdini, Georges Melies y Jean Eugene Robert-Houdin. Ubicado en un gigantesco almacén a pocos kilómetros de Las Vegas Strip, la colección está abierta sólo a otros magos, historiadores y académicos, actores investigando para hacer un papel, amigos y familia y, a veces, a los medios de comunicación. En ocasiones, el ilusionista saca artículos del edificio, del cual es propietario, para mostrarlos en conferencias y exposiciones en lugares como el Smithsonian, en Washington, DC.

“Es insustituible, no tiene precio”, dice Copperfield de su colección cada vez más grande. “No se puede reemplazar, lo cual es parte de la emoción.”

Sin embargo, sí podemos ponerle un número. La gigantesca colección, además de la restauración de los gastos de seguridad, han costado al mago más de 200 mdd. Algunos valuadores han incluso supuestamente vinculado la colección –que también incluye objetos tales como el Oscar al mejor director por Casablanca de 1943 (comprado en una subasta por 232,000 dólares en 2003) a la friolera de 1,000 mdd.

Y qué dice David sobre su estatus multimillonario? “Yo trabajo muy duro y sigo sumando.”

 

Siguientes artículos

La lista Forbes de los 15 personajes ficticios más ricos
Por

  Sí, Rico MacPato puede ser increíblemente rico, pero ¿las monedas de oro en su arca le alcanzarán para superar a Carlo...