El súper dólar llega hasta el lunch. Los tuppers que te llevas a la oficia es posible te salga cada vez más caros por una depreciación del tipo de cambio, ya que los plásticos con los que se fabrican se pagan en dólares y son importados a México.

“Hoy el esfuerzo que tratamos de hacer es mantener un precio acorde para el consumidor final y estamos buscando que se refleje lo menor posible el tipo de cambio en el precio del producto, pero como empresa en cualquier momento si esto sigue así, habrá un impacto”, revela Luciano Azum, director general de Tupperware Brands.

Aproximadamente 80% de los productos vendidos son hechos en México, pero “hay ciertos componentes que se pagan en dólares como la materia prima” de los tupper, comenta a Forbes México.

“La materia prima se paga en dólares y es la de la más alta calidad”, expresa el representa de la empresa estadounidense, la cual comercializa producto en 100 países y tiene como los cinco principales mercados a Alemania, Estados Unidos, México, Francia y Australia.

PUBLICIDAD

“En los últimos 50 años siempre ha habido una turbulencia económica y como empresa siempre hemos tenido una actitud positiva de tirar para adelante y tener una mentalidad de crecimiento”, señala el directivo.

La moneda mexicana se ha depreciado 45.61% desde que Enrique Peña Nieto asumió el poder del 1 de diciembre de 2012 hasta el 17 de octubre de este año.

Según Banco de México (Banxico), el tipo de cambio a 48 horas se cotizó en 18.87 pesos por dólar este el 17 de octubre, cuando en diciembre de 2012 se paga 12.96 pesos por dólar.

Lee también: Proyectos de telecomunicaciones, sin daño por súper dólar

Al realizar un recuento de los últimos 50 años ¿Cuándo no hemos tenido una turbulencia económica en México?, cuestionó el representante de la marca del recipiente, que en casi todos los hogares mexicanos está en la mesa y en las alacenas.

“Hoy el tema gira entorno al tipo de cambio, pero no es la primera ni la última vez que nos tocará como compañía enfrentar un desafío”, asegura el hombre que dirige a miles de mujeres, quienes ofrecen a través de catálogos los productos en México.

Si el dólar sigue subiendo hay ciertos costos que no hay manera de que se salven, comenta Luciano Azum.

Una gran mayoría la empresa absorbió el costo adicional de la materia primas “a través de eficiencias, ya que en México tenemos unas de las plantas más importantes a nivel mundial”, dice.

Tupperware buscó una mayor productividad y eficiencia para reducir las presiones generadas por el tipo de cambio en México, el cual llegó a ubicarse por arriba de los 20 pesos a finales de septiembre de 2016.

Lee también: Deuda aumentó por súper dólar y pensiones de Pemex: Hacienda

—¿Si el tipo de cambio se mantiene en 20 pesos están obligados a aumentar el precio de los productos?

— Lo que vamos a tratar es de seguir buscando maneras de no reflejar (u incremento).

—¿Hasta cuánto tiempo y qué nivel de depreciación esperarán para evitar un alza de precios en Tupperware?

—No sé, porque tampoco sabemos en cuánto va quedar. Nos dijeron que no iba a llegar 20 pesos, pero llegó por arriba de los 20 pesos. No sabemos qué puede suceder hacia adelante.

“No es la primera ni la última vez que uno se va enfrentar a la incertidumbre del entorno económico, pero en la manera de lo posible vamos a tratar de mantener un precio adecuado”, manifiesta Azum.

En la medida de lo posible “no se aumentará el precio, pero no sabemos”, agrega.

Por el momento se trata de mantener los precios este año, aunque en México el incremento de precios siempre se registra de acuerdo a la inflación, comenta el director de la compañía de origen estadounidense.

El directivo recuerda que todos los años invierten en la planta de México y en las operaciones del mercado mexicano: “La operación de México es una de las más importantes a nivel mundial”.

Actualmente, Tupperware brinda una oportunidad económica “a las mujeres que de alguna u otra manera no tendrían la oportunidad de ingresos ya sea por los niveles de educación o ubicación geográfica por donde viven”.

“Nuestra fuerza de ventas son guerreras, porque están en lugares donde algunas empresas no están presentes por cuestiones de seguridad como Michoacán, Tamaulipas y Guerrero”, concluye Luciano Azum.

Lee también: Por súper dólar estadounidenses vendrán de shopping al Buen Fin

 

Siguientes artículos

OktoberFest: una fiesta de millones de cerveceros
Por

En la Ciudad de México, el OktoberFest se realiza desde el año 1971, a la fecha se han sumado al festejo ciudades como P...