Por: Oscar Jiménez Rodríguez*

El tejido empresarial en México ha visto cambios importantes en todos sus sectores, derivado de dos factores: la innovación y Covid-19.

La disrupción en sectores como el de anteojos por Ben&Frank, el de colchones por Luuna, el de muebles por GAIA, el de entrega a domicilio/supermercados por Cornershop o Jüsto, entre muchos, ahora aunada la pandemia, han cambiado el panorama en muchas verticales de negocios; por esto fue de mi interés entender cómo se encuentra actualmente el ecosistema de emprendimiento en México, que es de donde vienen todas estas grandes disrupciones.

Platiqué con Bernardo Tamez, Founder y CEO de Legalmind, firma especializada en StartUps e inversionista en varias ScaleUps, repasamos el ecosistema de emprendimiento en México y el impacto que ha tenido, tiene y tendrá post Covid.

El último año del sexenio anterior, existía toda una estructura de Jump Starting para el emprendimiento, órganos públicos dedicados a fomentar el crecimiento del ecosistema emprendedor, como fideicomisos, el INADEM, además se crearon muchas aceleradoras y fondos de capital, quienes se fondearon de dinero público. Por eso hubo mucho crecimiento, incluso los gobiernos estatales tenían acciones locales. Estos esfuerzos ayudaron mucho a crecer en número, pero no precisamente en calidad.

Vimos muchísimas StartUps nacer en todas las verticales, pero específicamente más en el sector Fintech. Bernardo me comentó que al terminar estos apoyos con el nuevo sexenio, muchas StartUps, aceleradoras y fondos de capital cerraron estrepitosamente.

“Toda esta inversión, generó que muchos founders se dedicaran a levantar capital, con proyectos de poca calidad y sin un modelo de negocio atractivo. Muchos fondos de capital acabaron siendo coleccionistas de equity, de poco o nulo valor.” mencionó Bernardo.

Pero lo que sí lograron todos estos esfuerzos, fue sumar al mapa empresarial al ecosistema emprendedor, al Venture Capital como una vertical interesante, a las StartUps tecnológicas como una organización lean; a democratizar toda la terminología del sector y a un mayor entendimiento de este; pero en opinión de Bernardo el resultado fue muy pobre.

El punto nodal de nuestra plática fue: ¿Esta nueva administración detuvo todos estos esfuerzos de crecimiento del ecosistema emprendedor por un análisis profundo de lo que se venía haciendo donde hubo ineficiencias, poco control e incluso corrupción, o más por ser el ADN de la cuarta transformación?  Concluimos que es un conjunto de ambas cosas. 

Algo que a Bernardo y a mi siempre nos ha hecho ruido, son los programas de emprendedores en televisión, donde un jurado de experimentados empresarios del mundo tradicional, ponen en tela de juicio la viabilidad de empresas o negocios de cientos de emprendedores que buscan inversión y aliados estratégicos.


No hay que olvidar que esos programas son shows de entretenimiento. Jamás una inversión se llevaría en esa modalidad ni en esos términos, Bernardo como inversionista en varias StartUps sumamente exitosas, puede constatar, “Una inversión de cualquier tipo lleva un tiempo en conocer a los fundadores, donde realmente entiendes sus valores, soft skills, que le mueve y no solo la idea en un pitch de 10 minutos.” 

Incluso antes del Covid-19, no había un escenario alentador en el sector, nutrido de muchas StartUps con valuaciones altas, o levantando grandes capitales, ni siquiera M&A de compras estratégicas. Escenarios como el de Cornershop, al que la COFECE echó para atrás su adquisición a Walmart, ayudando sin querer a que Uber se interesara a una valuación 4 veces mayor, pero donde después de más de un año, aún no hay aprobación en México para Uber; esto limita el interés extranjero, faltan concretarse estas transacciones interesantes después de todo el esfuerzo. 

En 2018, lo que sí vimos fueron más Acqui-hiring, donde empresas extranjeras buscaban ofrecer un stock swap o warrants a los founders, quiere decir que no eran eventos de liquidez, sino que pasaban a formar parte de las acciones de la empresa adquirente.

Hoy se escucha mucho de “levantamiento de capital”, la comunidad lo ha visto cómo, el emprendedor que lo hace es “exitoso”. Pero siendo fríos y analíticos, hacerlo solo te deja comprometido con más personas, ahora tienes que demostrar resultados; ¿Por qué festejar que has vendido un brazo (por así llamarlo)? .

Esta dificultad del sector para el levantamiento de capital, hoy no ha sido nada nuevo que incluso con fundadores muy potentes, no se han podido encontrar fondos de capital en LATAM para poder conseguir la ronda que sus StartUps requieren; teniendo que buscar Lead Investors fuera de México, sobre todo en EUA y Europa, con el acompañamiento de algún fondo local.

Hoy quedan en México pocos aceleradores y fondos de capital serios; con buenos procesos, buenos portafolios; que entienden los modelos y las condiciones de inversión y no proponen cosas estándar.  Dentro de la plática con Bernardo volvió a salir el tema de las aceleradoras corporativas que se crearon en el sexenio pasado, donde vimos que aprovecharon de beneficios, pero la seriedad de integrar a sus aceleradoras en su estructura se vio limitada por la cultura de la misma.

En todo diálogo de emprendimiento, inversión y éxito, hay un factor que es el más crítico para todo esto, y ese factor es el fundador o dueño de la empresa; que a opinión de Bernardo es donde también hemos fallado como país, ya que requerimos fundadores con mejor educación de negocios, legal, finanzas, manejo de equipos, con mejores conocimientos en general de lo que es levantar capital y un mayor entendimiento para que sea más democrático, no solo gente de Ivy Leagues, ex consultores de grandes consultoras. Falta mucho por desarrollar en este aspecto pero Bernardo ha visto una mejora en estos últimos años.

Para cerrar Bernardo nos da su punto de vista de que pasará post Covid, donde muchas inversiones que estaban ya por cerrar, con term sheets en la mesa se detendrán hasta que varios factores se estabilicen, pero no parará la inversión en donde puedan crear valor las inversiones, como empresas de un portafolio ya existente. Por otra parte, se están viendo oportunidades para inversores en StartUps potentes con bajo cash flow.

Bernardo ha aportado muchísimo al ecosistema por apoyar su desarrollo, desde Legalmind buscan democratizar los servicios legales especializados y en 0BS poder invertir tickets promedio de 25,000 dlls junto con varios Business Angels en menos de dos semanas.


¿Qué deparará la otra mitad del 2020 para las startups?, ¿Qué opinan los top players de México sobre este nuevo panorama?  Es algo que iré analizando en esta columna. 

Entrevista a Bernardo Tamez – Founder & CEO de Legalmind

https://www.linkedin.com/in/bernardo-tamez-alarcon-33829a53/

Contacto:

Oscar Jiménez Rodríguez – fue Co-fundador y CEO de Epiq en México y actualmente es Country Manager y Presidente del Consejo de Innovación de ThePowerMBA en México.*

Correo: [email protected] 

Twitter: https://twitter.com/OshcarJR

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/oscar-jr/ 

Facebook: https://www.facebook.com/thepowermba/

Página web: mx.thepowermba.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Pobreza y Coronavirus Outbreak
La nueva normalidad llegará con la desigualdad y pobreza que dejará el coronavirus
Por

Los gobiernos responden a la crisis, en general, tarde y mal, con la ya vieja medida del aislamiento social, y la crisis...