El Senado de la República aprobó el dictamen que avala la presencia de las Fuerzas Armadas para apoyar a la Guardia Nacional en las tareas de seguridad pública. Si bien se escucharon muchas voces en contra de esta medida no debemos soslayar la importancia que representa su ayuda para reforzar la paz y la tranquilidad para los mexicanos.

El respaldo que dimos las bancadas de Morena, PVEM, PT, PES, PRD y mayoría del PRI no son un cheque en blanco, ya que la modificación que se hizo al primer párrafo del artículo 5° transitorio del decreto de reformas a la Constitución publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de marzo de 2019, tienen cláusulas muy claras para su buen funcionamiento.

Y es que ampliar el plazo señalado para que el presidente de la República pueda hacer uso de las Fuerzas Armadas de forma extraordinaria en las tareas de seguridad pública tienen una regulación clara pues solo se podrá hacer uso de ellas de manera regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial.

En materia de fiscalización y rendición de cuentas, se deberá presentar un informe sobre las tareas que realicen las Fuerzas Armadas y los recursos que se otorgarán a los estados y municipios en tareas de seguridad pública.

Además, quedó establecido que cada semestre el Ejecutivo federal deberá presentar en el Congreso de la Unión un informe sobre la facultad del mandatario de disponer del Ejército y la Marina en tareas de seguridad pública.

En el mismo informe tendrá que proporcionar los indicadores cuantificables y verificables que permitan evaluar los resultados. El desempeño de las Fuerzas Armadas debe ser con respeto a los derechos humanos y a los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Ante la persistencia de condiciones de violencia y la urgente necesidad de restablecer la paz, requerimos actuar con total responsabilidad ante la principal demanda social que es la seguridad, pero hay que subrayar que los ciudadanos son los que reconocen y apoyan a las Fuerzas Armadas. 

De acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos la aprobación de la Marina y Ejército, para 2019, era de 73.6%, mientras que para 2021, se quedó en 71 por ciento. Asimismo, la GN tenía en 2019 una aprobación de 62.8%, la cual se incrementó para 2021, pues llegó a 65.3 por ciento.

De esta manera podemos observar que las fuerzas públicas de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina son las mejores calificadas por las y los mexicanos. Y es que cuando se les pregunta a los ciudadanos, ellos respaldan a las FFAA porque viven las condiciones de inseguridad en su vida cotidiana. 

Es sabido que, ante sucesos que ponen en peligro la integridad y vida de las personas y sus seres queridos, no buscan el apoyo de la policía estatal o municipal, pues están cooptados por los grupos del crimen organizado, eso explica la aprobación a nuestros cuerpos castrenses. 

El futuro para alcanzar la paz y la profesionalización no requiere solo de cambios a nivel constitucional, también se requiere de capacitación, mayores recursos económicos, humanos y materiales, por ello la reforma que aprobamos representa el fortalecimiento del Estado de Derecho y garantiza la actuación de las Fuerzas Armadas en el marco de la Ley.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Israel Zamora, Senador de la República

Twitter: @IsraelZamora_

 Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México

 

Siguientes artículos

La revindicación de las habilidades blandas
Por

Hay un movimiento para reclasificar las "habilidades blandas" (soft skills). Ahora, las llaman "habilidades de poder" (p...