El parecer 2018 ha traído muchas sorpresas en cuanto la participación política de las mujeres, de forma ingeniosa Barry Blitt, ilustrador de The New Yorker, retrata este nuevo episodio con singular genialidad representando al recientemente electo congreso de los Estados Unidos en una portada en la que se observan muchos hombres en blanco y negro durante una evidente sesión de lobbying mientras a la derecha hay una puerta que se abre de par en par por la mano de una mujer acompañada de otras, las cuales avisan de su presencia con una gran sonrisa, son los nuevos rostros del Congreso de Estados Unidos, mujeres a todo color, que retratan a su vez, la diversidad que se ha abierto brecha en esta elección.

Al igual que en nuestro país, el momento también es histórico para las mujeres en Estados Unidos, hasta el mediodía del miércoles pasado las mujeres habían superado el récord actual de 107 miembros con derecho a voto, aumentando su número en 31 asientos en el Congreso. El aumento se debe en gran medida al triunfo del Partido Demócrata que postuló 84 de las 96 mujeres que contendieron en la Cámara Baja de este país, es decir las dos terceras partes de los distritos que los demócratas mantuvieron o arrebataron a los republicanos. A lo anterior, se suma el impulso que el movimiento “Resist”, el cual surgió después de las elecciones de 2016, le dio al tema de la igualdad y la equidad.

El nuevo Congreso contará con mujeres de color que han roto barreras en sus estados, además estará la mujer más joven electa para el Congreso, la demócrata Alexandra Ocasio-Cortes de Nueva York, quien cumplió 29 años en octubre, Deb Halland demócrata de Nuevo México y miembro de la tribu “Pueblo Laguna” junto con Sharice Davis, demócrata de Kansas y miembro de la tribu “Pueblo Ho-Chunk, quienes serán las primeras congresistas nativas americanas, esta última también es el primer miembro de la comunidad LGBT+ del Congreso de Kansas, Ilhan Omar y Rashida Tlaib se convertirán en las primeras mujeres musulmanas en el Congreso. Omar, además, será la primera legisladora somalí- estadounidense de la nación. Guam, uno de los 14 estados no incorporados a Estados Unidos, eligió a su primera mujer gobernadora, gracias a que el ex legislador demócrata Lou Leon Guerrero, reclamó el cargo para su partido por primera vez desde 2003. La demócrata Ayanna Pressley, concejal de la ciudad de Boston, se postuló sin oposición convirtiéndose en la primera mujer negra elegida al Congreso de Massachusetts.

Al igual que en nuestro país, estas conquistas no surgen espontáneamente, la participación política de las mujeres y su inclusión en otros ámbitos de la vida laboral se han dado en medio de un contexto de lucha constante en todo el mundo, el movimiento “Resist”, que surgió como respuesta a la elección del presidente Trump, el movimiento #MeToo que detonó innumerables denuncias de acoso laboral en varios sectores de la sociedad, incluyendo el político, #NosinMujeres para que no haya foros académicos sin la participación femenina y #BringBackOurGirls demandando el regreso a salvo de niñas nigerianas, son tan sólo un ejemplo de todo lo que falta por hacer, pero también de todo lo que se ha avanzado. Las cosas están cambiando.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @xopimienta

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Necesita más trabajadores? Mejora los permisos por maternidad, recomienda la Fed
Por

La falta de empleados preocupa cada vez más a empresas estadounidenses. Parte del problema es el declive en la tasa a la...