Investing.com.- La jugada de Donald Trump, amenazando con impugnar el resultado de las elecciones ante el Supremo si él no resulta vencedor, ha tumbado a los mercados este martes más temprano, borrando las ganancias conseguidas ayer martes. Pero, poco a poco, van tornando al verde de nuevo. Volatilidad asegurada, por tanto, a la espera del ganador.

“Estamos viendo una reversión de lo que ocurrió en las últimas semanas y especialmente en los últimos dos días cuando las acciones cíclicas y de valor mostraban signos de liderazgo, tal vez con la expectativa de más estímulo fiscal y gasto en un escenario de onda azul (victoria demócrata). Ahora estamos viendo que las acciones de empresas de tecnología quizás se impulsen una vez más anticipándose a un mejor entorno empresarial y un régimen fiscal más bajo”, destaca Mona Mahajan, estratega de inversión de renta variable americana de Allianz (DE:ALVG) Global Investors.

“El principal riesgo es, por tanto, el de no reconocimiento del ganador y parálisis temporal de la Administración”, sentencian en Renta 4 (MC:RTA4).

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Esta gestora pone de ejemplo la situación vivida en el año 2000, “cuando se impugnó el recuento de votos en Florida y no se conoció el ganador -Bush, con Al Gore reconociendo la derrota- hasta mediados de diciembre, 5 semanas después de la cita electoral, y tras una decisión del Tribunal Supremo. En aquel periodo de 5 semanas, hasta que se conoció al nuevo presidente de EU, el S&P 500 perdió un -11%”.

“La cuestión es que si miramos ahora mismo el panel gana Trump. Porque van muy justos, pero hasta en 5 estados clave que quedan pendientes la ventaja de Trump en todos ellos es notable”, comenta José Luis Cárpatos, CEO de Serenity Markets.

“Es perfectamente posible que todo quede como estaba, es decir, presidente Trump, la cámara baja para los demócratas y la cámara alta para los republicanos. De momento, va todo muy justo en el Senado, pero ganan por 1 los republicanos”, añade este experto.

“No es un escenario que disguste a los mercados el que todo quede como estaba. Un Congreso dividido nunca ha disgustado porque impide que ninguno de los dos partidos cometa disparates”, apunta Cárpatos.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

El CEO de Serenity Markets va más allá: “Ahora mismo, desde el punto de vista exclusivo de los mercados, lo que mejor sería recibido es que ganara Trump la presidencia, porque si pierde va a ser por poquísimo y como ha anunciado impugnará, por lo que podría montarse mucha volatilidad. No olvidemos, por otro lado, que Trump siempre fue el favorito de Wall Street. Si gana Biden tiene que ser por más ventaja o habrá lío. Insistimos, al mercado a estas alturas le da igual uno que otro, pero sin líos”.

“Un presidente y un congreso sería positivo para los mercados, ya sea azul o rojo. A los mercados no les gusta la incertidumbre y un presidente con el apoyo del Congreso permitiría una ejecución de políticas más eficaz, incluido un paquete de estímulos”, concluye Fabiana Fedeli, directora global de activos fundamentales de la gestora holandesa Robeco.

Investing
 

Siguientes artículos

Joe Biden
Elecciones Estados Unidos 2020: Joe Biden toma leve delantera
Por

Donald Trump ha amagado con ir a la Suprema Corte de Justicia por lo que consideró como un intento de fraude a favor del...