Reuters.- Esta semana los ministros de Canadá, Estados Unidos y México intentarán superar el estancamiento sobre temas clave para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), antes de que las próximas elecciones en México y Estados Unidos dificulten el proceso.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, advirtió que si el acuerdo tarda demasiado, la aprobación del actual Congreso, controlado por los republicanos, podría estar en riesgo.

Las conversaciones en Washington se centrarán en las reglas de origen que rigen qué porcentaje de un automóvil debe ser construido en la región que abarca el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para evitar aranceles, así como mecanismos de resolución de controversias y la demanda estadounidense de una cláusula de expiración que obligue a renegociar el pacto cada cinco años.

“Tenemos una ventana de oportunidad en las próximas dos o tres semanas (…) considerando dos cosas: dónde están las conversaciones ahora y los calendarios políticos”, dijo Moisés Kalach, jefe del brazo de negociación internacional de la asociación empresarial mexicana CCE, que representa al sector privado en las negociaciones.

PUBLICIDAD

Fuentes cercanas a las negociaciones sugirieron que hay una sensación creciente de incertidumbre y pesimismo en esta nueva ronda debido al entancamiento en los asuntos más críticos tras casi nueve meses de negociación.

También te puede interesar TLCAN corre riesgo si no hay acuerdo pronto: Lighthizer

Las elecciones presidenciales en México el 1 de julio también juegan contrarreloj, dado que el candidato puntero Andrés Manuel López Obrador, ha manifestado su intención de participar en la modernización del TLCAN si es electo y toma posesión del cargo en diciembre.

En el corazón de la renovación del acuerdo de 24 años está el deseo del presidente estadounidense, Donald Trump, de reformar las reglas para el sector automotor para tratar de regresar empleos e inversiones a su país desde México, donde los costos son más bajos.

El principal grupo de presión de la industria automotriz en México ha descrito las demandas estadounidenses más recientes como “inaceptables”.

Trump ha dicho con frecuencia que se retiraría del TLCAN si es posible un mejor tratado para su país, aunque ha sonado más positivo sobre el acuerdo en las últimas semanas.

No está claro dónde Estados Unidos cederá terreno para lograr un acuerdo rápido, pues el Gobierno de Trump ha adoptado políticas de confrontación en sus negociaciones comerciales.

 

Siguientes artículos

Producción de autos crece 0.3% en abril: AMIA
Por

Las exportaciones crecieron 8.1%, sin embargo, la cifra no incluye los datos de Nissan, uno de los mayores jugadores de...