Ahora que Agustín Carstens dejará la gubernatura del Banco de México (Banxico) para tomar las tiendas del banco de los bancos centrales, la atención se concentra en la incógnita de quién ocupará la silla en la Junta de Gobierno que estará vacante desde el primer minuto del 1 de julio de 2017.

Sin embargo, elegir al nuevo gobernador del banco central es una función que recae en el Ejecutivo federal, quien deberá proponer una terna de candidatos al Senado de la República. Para ser ratificado, la persona propuesta deberá obtener al menos el respaldo de dos terceras parte de la cámara alta.

Cabe recordar que Carstens asumió por primera vez el cargo el 1 de enero de 2010 a propuesta de Felipe Calderón, y en 2016 fue ratificado por Enrique Peña Nieto para un segundo periodo que concluía en 2021.

Lee también: La política monetaria de Banxico debe seguir igual sin Carstens

PUBLICIDAD

 

Interinato, una opción 

De acuerdo con la Ley del Banco Central, cuando el puesto de Gobernador se encuentra vacante, es decir, si no se nombra al sucesor de Carstens antes de su partida, el Ejecutivo federal también puede designar a un subgobernador en funciones para ocupar tal cargo de manera interina hasta el nombramiento del nuevo banquero central.

En este caso, explica el economista Luis Serra, el Subgobernador con mayor antigüedad en el cargo será Gobernador Interino y presidirá la Junta de Gobierno, hasta la designación del nuevo titular. En este caso se trataría de Roberto del Cueto Legaspi, quien ocupa su puesto desde 2007.

En caso de que hubiera dos o más Subgobernadores con igual antigüedad, la Junta de Gobierno elegirá entre ellos al interino, lo cual no sucede actualmente, ya que se ha realizado la renovación escalonada y dicho caso no se presenta.

Por otro lado, quien sea seleccionado para ocupar el puesto de Carstens sólo lo hará hasta el 31 de diciembre de 2021, cuando finalizaría el mandato del gobernador saliente, como señala el artículo 41 de la ley mencionada.

“El párrafo séptimo del artículo 28 constitucional prevé que para garantizar una mayor efectividad del ejercicio autónomo de sus funciones, la conducción del Banco de México estará a cargo de personas que serán designadas por el Presidente de la República con la aprobación de la Cámara de Senadores o, cuando ésta se encuentre en receso, de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión”, precisa el documento en el que el banco central precisa la designación de los integrantes de su Junta de Gobierno.

Te puede interesar: Carstens dirigirá el ‘banco de los bancos centrales’ en 2017

 

¿Qué requisitos deberá cumplir el nuevo integrante de la Junta de Gobierno? De acuerdo con el mismo documento, deberá:

  • Ser ciudadano mexicano por nacimiento y no tener otra nacionalidad, estar en pleno goce de sus derechos civiles y políticos.
  • No tener más de 65 años cumplidos en la fecha de inicio de su mandato.
  • Debe tener “reconocida competencia en materia monetaria” y una trayectoria de al menos cinco años en cargos de alto nivel en el sistema financiero o en dependencias, organismos e instituciones de autoridad financiera.
  • No haber sido sentenciado por delitos internacionales.

Además, señal que dos de los cinco miembros de la Junta no necesitan cumplir con el requisito de antigüedad siempre y cuando sean profesionistas distinguidos en materia económica, financiera o jurídica, pero no podrán ocupar el cargo de Gobernador sin haber pertenecido a la Junta por al menos tres años.

Lee: No se debe leer mi salida como que me bajo del barco, dice Carstens

 

Los otros ‘requisitos’

Para Luis Serra, investigador de la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey, uno de los puntos que deberán tomarse en cuenta al momento de elegir al sucesor de Carstens es el de mantener la autonomía que el banco central goza desde 1994, así como seguir cumpliendo con la tarea de mantener la inflación dentro del rango objetivo.

“Se necesita construir confianza a través de las instituciones, no de nombres, y es lo que hecho (Banxico) desde hace 22 años que es autónomo, y creo que seguirá funcionando igual”, señala.

Por otro lado, apunta que es muy pronto para señalar a los posibles sucesores de Carstens -entre los que se han mencionado al ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y al actual titular de la SHCP, José Antonio Meade- y habrá que esperar hasta que el presidente Peña Nieto presente a sus candidatos y que el elegido cuente con el respaldo de los senadores.

Cabe señalar que hace un par de días el Senado de la República ratificó a Alejandro Díaz de León Carrillo, propuesto por Peña Nieto, como miembro de la Junta de Gobierno del Banxico, en sustitución del subgobernador Manuel Sánchez, quien concluye su periodo el 31 de diciembre de este año; quien es visto como un posible sucesor surgido desde el interior del banco central, junto al también subgobernador Manuel Ramos Francia.

Más del tema:

Agustín Carstens y su sentido de oportunidad

Me voy feliz, pero con sentimientos encontrados: Carstens

Meade se descarta para suceder a Carstens en Banxico

Salida de Carstens puede afectar al peso, según Comce

 

Siguientes artículos

No se debe leer mi salida como que me bajo del barco: Carstens
Por

El aún gobernador del Banxico seguirá en su cargo hasta julio de 2017 y asumirá la gerencia general del 'banco de los ba...