En una medida sin precedentes y que contribuye a dar un gran impulso a la red de movilidad cero emisiones global, Elon Musk acaba de anunciar que la red Tesla Supercharger pronto estará abierta a todos vehículos eléctricos.

La iniciativa fue confirmada por el jefe de Tesla, Elon Musk, a través de su cuenta de Twitter, ante la requisitoria de un propietario y blogger.

La red Tesla Supercharger estará abierta a finales de 2021, para todos aquellos vehículos que posean el conector de la compañía, indicó el magnate tecnológico en un tuit.

El planteo público a través de la red del pajarito surgió debido a la diferente cantidad de conectores de alimentación en el mercado de acuerdo a las marcas y la necesidad de su estandarización.

Elon Musk, apelando a una respuesta retrospectiva y hasta quirúrgica, expuso que “creamos nuestro propio conector, ya que (cuando comenzamos a fabricarlos) no había un estándar en ese entonces y Tesla era el único fabricante de autos eléctricos de largo alcance”.

Lee más Unesco retira a Liverpool su estatus de Patrimonio Mundial

Red Tesla Supercharger: un gran aporte a la movilidad sustentable

De esta forma, Musk dio a entender que las marcas deberían asumir usar el conector de Tesla para aprovechar la ventaja de conectarse a su red, algo “difícil” para las grandes compañías que desde hace tiempo vienen desarrollando sus propios universos tecnológicos, como Volkswagen y Mercedes Benz.

Algo similar ha sucedido menos resistentemente en otros aspectos de “conexiones”, bajo una misma norma, (salvando las distancias de la comparación) como el caso del MIDI (Musical Instrument Digital Interface) de la industria musical, donde las marcas inmediatamente se han beneficiado al participar en un universo interconectado.

Sería muy beneficioso que el desarrollo de la movilidad eléctrica fuera pensado en un estándar de interconectividad, como otrora las automotrices se pusieron de acuerdo para definir la circunferencia del acceso a la carga de combustible, de un tamaño para la sin plomo y de otro para el diesel.

Si bien Tesla ha comenzado en los últimos años una transición al agregar enchufes CCS2 a los nuevos vehículos eléctricos (que ahora se considera el estándar en EU, Reino Unido y Australia), los modelos más antiguos tienen el conector Tesla original que se puede usar en las estaciones de carga de CC más antiguas, así como en los cargadores de destino de Corriente Alterna (CA) Tesla.

Y si bien Tesla ha sido criticada por ser excluyente, pese a que Musk ha dejado claro en el pasado que Tesla estaba abierta a negociar con otros fabricantes de automóviles para permitirles usar la red Supercharging, su misión final es alentar competencia para acelerar la transición hacia un transporte eléctrico limpio y unificado.

Ahora, parece que este será el caso, y Musk dice que ocurrirá a nivel mundial, pero con el tiempo. En el caso de Noruega, Tesla recibiría una subvención del gobierno a cambio de poner una pequeña cantidad de cargadores a disposición de otros fabricantes de vehículos eléctricos.

Algo similar podría suceder en Suecia, y por ello se entiende que los motivos de Tesla serían además conseguir más fondos, sea de gobiernos u otros fabricantes de automóviles, para simplemente vender energía a más propietarios de vehículos eléctricos.

Con una disminución en los créditos regulatorios que ha permitido a Tesla reportar suculentas ganancias en los últimos trimestres, podría ser los autos sean antesala de un negocio mayor que construirlos: el brindarles la posibilidad de seguir funcionando, en cualquier parte, siempre.

Te puede interesar ¿Sabes por qué el nombre de los productos de Apple comienza con una ‘i’? Te lo contamos

 

Siguientes artículos

Apple lanzará el iPhone SE 5G en 2022; no renovará el Mini: reporte
Por

Apple no planea sacar una nueva versión del iPhone Mini para 2022 por la falta de demanda en comparación con otros model...