Reuters.- La esposa de Joaquín “El Chapo” Guzmán jugó un papel importante en la planificación de su fuga en 2015 de una prisión mexicana y trató de ayudarlo a escapar nuevamente después de que fue recapturado al año siguiente, declaró el miércoles un relevante exlugarteniente del capo narco.

La esposa de Guzmán, Emma Coronel, ha asistido casi todos los días al juicio contra el capo mexicano en un tribunal federal en Brooklyn, Nueva York. Estuvo allí el miércoles cuando Dámaso López Núñez testificó que Coronel llevaba mensajes de su esposo encarcelado sobre la excavación de un túnel hasta su celda.

El líder del Cartel de Sinaloa, de 61 años, fue extraditado a Estados Unidos en 2017 y ha estado en juicio desde noviembre por cargos de tráfico de cocaína, heroína y otras drogas a ese país.

López, de 52 años, cumple cadena perpetua en una prisión de Estados Unidos por tráfico de drogas y ha dicho que ha estado cooperando con los fiscales con la esperanza de que se reduzca la pena. Ha testificado que comenzó a trabajar para Guzmán en 2001 y es el padrino de una de sus hijas gemelas.

PUBLICIDAD

López dijo a los jurados que mientras Guzmán estuvo recluido en la prisión del Altiplano de México en 2014 y 2015 planificó la fuga de su jefe con Coronel y los hijos del capo, y que Coronel transmitió mensajes desde y hacia Guzmán.

Agregó que los hijos compraron una parcela cerca de la prisión para ingresar a la celda de Guzmán a través de un túnel por el cual “ElChapo” escapó en 2015.

El capo fue recapturado en enero de 2016. López dijo que Coronel le dijo al mes siguiente que Guzmán, que en ese momento estaba en Altiplano, quería replicar su escape anterior.

Ese plan se frustró cuando Guzmán fue trasladado a otra cárcel en Ciudad Juárez, dijo López, y un soborno de dos millones de dólares a un funcionario nacional de prisiones para que lo retiraran no tuvo éxito.

López no identificó al sobornado oficial.

A pesar de su supuesto papel en ambos intentos de escape, Coronel nunca ha sido acusada de un delito. John Marzulli, un portavoz de los fiscales de Estados Unidos, declinó hacer comentarios.

Cuando López se acercó al estrado de los testigos el martes, miró a Guzmán y se golpeó el puño contra el pecho. Cuando uno de los abogados de Guzmán le preguntó el miércoles por qué hizo el gesto, López respondió: “Porque lo amo”. Sin embargo, dijo que “las circunstancias” lo obligaron a declarar.

“Elegí pensar en mi familia”, relató.

También puedes leer:

‘Chapodiputada’ dice que quedó traumada tras su escape por un túnel

 

Siguientes artículos

Hermano escucha, únete a la lucha: venezolanos en México
Por

Más de 500 ciudadanos venezolanos en México piden la salida de Nicolás Maduro del gobierno.