A través de un excepcional mensaje en cadena nacional, el emperador japonés Akihito se dijo preocupado de que sus 82 años de edad sean una dificultad para realizar plenamente sus obligaciones, lo que ha sumido a la sociedad nipona en un debate sobre la figura de la abdicación y los cambios constitucionales que ello conllevaría.

Durante su mensaje, Akihito señaló que había límites a la hora de reducir las responsabilidades del emperador como el “símbolo del Estado”, rango otorgado al monarca en la Constitución de la posguerra de Japón, aunque en ningún momento utilizó la palabra abdicación.

“Cuando veo que mi estado físico está empeorando poco a poco, me preocupa que pueda ser difícil para mí para llevar a cabo mis funciones como el símbolo del estado con todo mi ser, como he hecho hasta ahora”, dijo.

Lee también: Japón da luz verde a plan con estímulos fiscales por 130,000 mdd

Una encuesta de la agencia de noticias Kyodo, el 85.7% de los nipones apoya que Akihito pueda abandonar el trono, y 89.5% considera que el emperador tiene demasiados deberes oficiales.

El mes pasado, la cadena pública NHK dijo que Akihito, que se ha operado de corazón y ha recibido tratamiento para el cáncer de próstata, quería abandonar el cargo en pocos años, algo que no tendría precedentes en el Japón moderno, y que la tradición marca que esta condición se mantiene hasta el momento de su muerte.

En el pasado considerado divino, el emperador se define en la Constitución como un símbolo del Estado y la unidad del pueblo, y no tiene ningún poder político.

 

Siguientes artículos

Walmart
Walmart hace la mayor compra en la historia del e-commerce en EU
Por

La cadena de supermercados pagará 3,300 millones de dólares por Jet.com, la empresa que hace tres años anunció que vence...