Cuando trabajas como freelance, hay meses en los que recibes el pago por varios trabajos y otros en los que no cae nada. En los momentos de abundancia, a qué debes destinar el dinero: ¿A pagar deudas, al ahorro o a comprarte un seguro médico? ¡Depende! Aquí te dejo algunos consejos según varios escenarios:

  1. Si hay deudas, el paso es pagarlas (y también ahorrar). Te recomiendo priorizar las deudas cuando sean un buen porcentaje de lo que ganas (digamos a partir de 15%) o si estás atrasado en los pagos, en especial si es por un crédito al consumo. Cuando te lleguen ingresos, abona a tu deuda lo más posible, para que conforme pase el tiempo tu dinero quede completamente libre. A la par, deja un poco para el ahorro, pues siempre hay imprevistos. Ya que termines de pagar tus deudas y/o tengas un buen colchón para vivir en los periodos de vacas flacas, entonces usa tu próximo ingreso para comprarte tu seguro médico por tres meses o un año; no sólo estarás protegido en caso de emergencias, sino que te saldrá más barato que si lo cubrieras cada mes.
  2. Si no existen deudas y eres joven, ahorra. En estas condiciones si tus ingresos fluctúan mucho cada mes o tardan varias semanas en pagarte, te recomiendo priorizar el ahorro, para que tengas con qué vivir en los meses de escasez o para cumplir tus metas como viajar, adquirir un automóvil o reinvertir en tu negocio. Como producto financiero, en este caso te servirán las cuentas de ahorro a plazos cortos (3 o 6 meses) o la inversión en pagarés, que te impiden sacar el dinero hasta que pase el tiempo determinado. Quizá no obtengas muchos rendimientos, pero tendrás con qué vivir cuando el cliente no te pague y hasta un poco más. Cuando eres joven las probabilidades de que te enfermes son mucho menores que cuando eres mayor, así que el seguro puede esperar un poco más (aunque hay excepciones).
  3. Sin deudas, más de 30 años o con familia, prioriza el seguro. Si estás al corriente con tus deudas y ya te administras bien, nada más te queda pensar: ¿lo ahorras o te compras un seguro médico? Mi consejo es: cómprate el seguro médico primero. Además de los hábitos de prevención, no hay otra forma de evitar las enfermedades y si te toca, te toca. Lo que proteges con un seguro de gastos médicos es tu economía y la de tu familia. Aunque hay otros imprevistos, este es el único que realmente es “de vida o muerte” y lo mejor es estar cubierto. Ya que lo pagues, ahora sí, empieza a hacer tu colchón para los otros gastos inesperados.

Estos escenarios son ejemplos muy básicos. Si quieres saber a qué destinar tu dinero, te invito a preguntarte ¿qué es más importante para ti: viajar o comprar una casa? ¿qué tipo de tranquilidad buscas: que no te llamen los cobradores o que tu familia no tenga que pagar tu accidente?

Esto es un juego de prioridades y probabilidades, así que siéntate, haz cuentas y determina las tuyas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Página web: ComparaGuru.com

Blog: ComparaGuru.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Son tiempos de bonanza para la producción de tequila
Por

Durante la Expo Tequilera Tlaquepaque 2016, que reúne marcas elaboradas dentro de la Denominación de Origen, se difundie...