Ser empleado y tener tu propio negocio son dos maneras de generar ingresos en México, pero también son dos filosofías de vivir y de actuar. Las diferencias más importantes radican en las situaciones que enfrentarás en cada alternativa.

  • Ser empleado

Cuando trabajas para alguien más, se definen puntos a favor como la estabilidad económica, por ejemplo, al recibir un ingreso fijo, quincenal o mensual que tendrás hasta que desees, si cumples con tus responsabilidades dentro de la empresa que te da trabajo. En la mayoría de estos casos, sobre todo en nuestro país, deberás estar en una oficina donde convives con otros miembros del grupo y laboras en un horario previamente establecido; después de cumplir con tu jornada, puedes seguir o no trabajando.

Algunas compañías suelen brindar ciertas prestaciones a sus empleados, tales como bonos, prima vacacional y descansos pagados cuando cumplas al menos tu primer año con ellos. De la misma manera, por ley, pueden ofrecerte seguro médico que cubra desde visitas médicas hasta ciertas cirugías.

  • Tener tu propio negocio

Antes que todo, considera que tener tu propio negocio implica una inversión muy importante de tiempo y dinero. El dinero puede, o no, ser el primer obstáculo, ya que existen instituciones que financian a los emprendedores. Cuidado ser tu propio jefe a veces conlleva la idea errónea de que ganarás más tiempo para tí. Justo es en este pensamiento es donde está la principal confusión entre tener tu propio negocio y ser empleado.

Si tu intención es tener un negocio, te recomiendo que por lo menos durante los dos primeros años de operación estés metido al 100% dentro de las actividades que realiza tu empresa, por chica o grande que sea. Si bien, tener tu propio negocio, puede generarte mucho más dinero del que ganarías como empleado, tu correcta administración determina el éxito o fracaso de la empresa. Así que la clave no sólo radica en tener el dinero para empezar, sino también dedicarle el cuidado y la gestión necesarios a tu idea, para implementarla correctamente. Esto lo resume Ray Kroc, el fundador de McDonald´s, así: “si no eres alguien que le guste tomar riesgos, deberías de salir del mundo de los negocios”.

Identifica en qué situación laboral estás. Cualquier opción es válida y muy buena, mientras definas tus capacidades. Si consideras que no tienes el conocimiento suficiente para montar tu negocio, tal vez sea mejor entrar a un trabajo donde puedas aprender de la industria y mejorar tus habilidades; el tiempo de emprender quizá no sea este momento.

Por el contrario, si estás en un negocio y no está marchando muy bien, puedes pausar tu proyecto de manera momentánea y buscar una estabilidad dentro de otra compañía, donde puedas meditar de mejor manera las cosas y aprender más del negocio.

 

Publicidad

Correo:[email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Podrá Televisa contra el tsunami de Netflix, Youtube y Facebook?
Por

La tv de paga llegó a tiempo para salvar a Televisa ante la caída de la tv abierta. Pero ahora también está amenazada po...