Por Thomas Fox-Brewster

Los empleados de Amazon escribieron una carta al CEO, Jeff Bezos, en la que le piden a la compañía que deje de vender su herramienta de reconocimiento facial a las autoridades policiales estadounidenses.

Las ventas del gigante tecnológico a los policías estadounidenses fueron reveladas por una investigación de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) a principios de este mes, cuando surgió la herramienta Rekognition de Amazon Web Services enviada a la policía en Florida y Oregon. También se reveló que el costo de la herramienta era notablemente bajo, como lo demuestra una prueba de Forbes del producto, en la que se estableció un proyecto de reconocimiento facial de forma gratuita en las oficinas de la publicación en Jersey City y Londres.

En una carta publicada en un foro interno, revelada por primera vez por The Hill y publicada en su totalidad por Gizmodo, algunos empleados expresaron las mismas preocupaciones que la ACLU sobre el poder de Rekognition de Amazon al ser abusado por oficiales estadounidenses. La carta también pedía a Amazon que dejara de proporcionar infraestructura informática a Palantir, la empresa de vigilancia respaldada por Peter Thiel, por las preocupaciones sobre el trabajo de la compañía con el departamento de Inmigración y Aduanas (ICE) que se vio envuelto en el furor por la separación forzada de niños de sus padres en la frontera.

Lee también: El cerebro detrás del verdadero Big Brother

“Nuestra empresa no debería estar en el negocio de la vigilancia; no deberíamos estar en el negocio de la policía; no deberíamos estar en el negocio de apoyar a aquellos que controlan y oprimen a las poblaciones marginadas”, decía la carta, firmada por los “amazonians”.

“Nos negamos a construir la plataforma que impulse a ICE [la fuerza le lucha antimigrantes de EU], y nos negamos a contribuir con herramientas que violan los derechos humanos.

“Como amazonians éticamente preocupados, exigimos una elección en lo que construimos, y una opinión sobre cómo se usa”.

 

El activismo de los empleados vive

La carta viene después de una reciente serie de protestas en las fuerzas de trabajo en Silicon Valley sobre el trabajo de los gigantes tecnológicos con el gobierno de EU. Según descubrió Kate Conger, de Gizmodo, los empleados de Google se rebelaron por el trabajo de la compañía con el Pentágono en una iniciativa de análisis de video capturado por drones impulsado por Inteligencia Artificial conocida como Maven. Google posteriormente decidió dejar de trabajar en el proyecto.

El personal de Microsoft pidió esta semana a la compañía que deje de trabajar con el ICE. Mientras que el CEO Satya Nadella criticó la práctica de separar a los niños y sus padres, dijo que la compañía no estaba brindando asistencia técnica en el trabajo de ICE sobre la separación de familias.

Palantir, que The Intercept reveló el año pasado, proporciona un servicio de administración de casos de investigación de 20 mdd para el ICE, no ha respondido a la solicitud de Forbes de comentar sobre su trabajo para el departamento de inmigración. Los contratos recientes muestran que Palantir recibió 250,000 dólares del ICE este mes y 12.2 millones en mayo de 2017, entre muchos otros pedidos.

 

Siguientes artículos

Google Home llega a México y ya habla español
Por

Google Home y Google Home mini ya hablan español mexicano, un esfuerzo que tomó casi dos años a la empresa de Mountain V...