Hace un par de semanas tuve el placer de conocer y conversar con un joven mexicano, de esos que me encantaría encontrar en cada esquina. Es un ingeniero en computación, egresado del ITAM y pionero en el uso de tecnología biométrica en México (tema del que en algún momento hablaremos en este espacio).

Humberto López Gallegos. (Foto: vía YouTube)

Humberto López. (Foto: vía YouTube)

Humberto López Gallegos es presidente de la Asociación Mexicana de Biometría e Identidad y miembro del Consejo Consultivo de EPIC Lab (Centro ITAM de Creatividad, Innovación y Emprendimiento).

En esa conversación tuve la oportunidad de ver a una persona apasionada de lo que hace, quien además de dirigir una empresa de tecnología disfruta compartir su visión del concepto de emprendimiento.

Para Humberto, no cualquiera es emprendedor, ya que eso “se trae en el ADN” y es una forma de vida (visión que comparto).

 

¿Cómo es una empresa para Humberto?

“Las empresas pasan por el ciclo de vida de cualquier ser humano:

“Nacen con todas las expectativas y buenas intenciones. Es un hecho caótico. Son niños que no se cansan de jugar e inventar todo el tiempo y están innovando constantemente, como el niño que juega sin parar.

“(Las empresas) llegan a la adolescencia con todas implicaciones que tiene esta etapa: rebeldía, falta de madurez, soberbia, capricho, desconocimiento y hasta miedo, hasta que por fin entienden lo que los clientes necesitan, como un adulto que quiere ser mejor persona y que está dispuesto a renunciar a lo que no le suma como individuo, y es entonces cuando la empresa focaliza su esfuerzo y ofrece las soluciones o los productos que el mercado está dispuesto a comprar.

“Y nuevamente comienza este círculo virtuoso. Cuando consigues que alguno de los productos que creaste en la niñez y ha llegado a su etapa madura, no necesita más que lo acompañes en su crecimiento, y es entonces el momento de voltear, analizar y empezar otra vez.”

Por ello, Humberto considera que los emprendedores deben tomar muy en cuenta los siguientes puntos para consolidar la personalidad emprendedora y el temple para llevar a buen puerto una empresa:

  1. Conoce y entiende bien el negocio en el que estás. Estudia, estudia, aprende.
  2. Transforma los errores. Aprende del fracaso, pero no dejes que eso te limite o te marque.
  3. Pasión por lo que haces.
  4. Sobreponte a los tiempos difíciles y a los errores. En ocasiones, tus mercados no están abiertos a las soluciones que les quieres ofrecer.
  5. Identifica una necesidad en el mercado meta y resuélvelo a través de la tecnología.
  6. Conoce tus canales de venta; son los que te ayudarán a posicionar las soluciones de tecnología en el segmento.
  7. Aprende a decir “no” cuando algún proyecto te rebase. Si no lo haces puedes salir raspado y no cumplir las expectativas de tu cliente.
  8. No crezcas por crecer.
  9. Consulta tu business plan cuantas veces sea necesario y ajústalo a las necesidades del mercado y a la situación de la industria.
  10. Siempre hay algo que mejorar.

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @elopez_loyola

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las consecuencias y los fantasmas del amor
Por

Dos cintas, una mexicana y una francesa, abordan el tema del amor y sus contemplaciones.