El año 2020 ha sido por demás complejo para las pequeñas y medianas empresas (pymes) mexicanas y el responsable de esta situación no ha sido otro que el coronavirus Covid-19 que prácticamente las ha puesto en los últimos meses contra las cuerdas.

La razón principal de ello fue el confinamiento que millones de mexicanos tuvieron que hacer para evitar contagiarse del virus, que al día de hoy ha terminado con la vida de más de 68,000 personas en nuestro país, de acuerdo con datos oficiales.

Tan solo durante abril y junio, los meses más severos de la expansión del coronavirus en el país, más de 10,000 pymes tuvieron que cerrar sus puertas en nuestro territorio derivado de esta situación, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS),

Se trata de un tema complejo, sobre todo si se toma en cuenta el peso que tienen las pymes dentro de la economía de México, las cuales representan más del 95% de las unidades económicas existentes a lo largo y ancho del país.

Evolucionar

¿Cómo deben de enfrentar esta situación compleja? Principalmente apostando en reinventarse e innovar, aprovechando la experiencia que les ha dejado este momento difícil para comenzar una nueva etapa.

Así lo considera Carl Forssell, diseñador y director creativo reconocido por la creación de marcas como Moshi Moshi, Cocina Abierta, Volaris y la identidad del propio Gobierno de México.

“Hay grandes ejemplos que nos muestran que es en momentos de cambio cuando surgen las ideas innovadoras, marcas como Uber, Privalia o Airbnb, fueron creadas a partir de la crisis de 2008, entonces esto nos habla de la importancia que tiene para las pymes el reinventarse antes estas circunstancias”, menciona en entrevista con Forbes México.

Un tema que es de suma importancia que hoy pueden aprovechar, de acuerdo con el creativo, es el desarrollo tan grande de la relación entre los consumidores con las herramientas digitales como las aplicaciones.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

“En estos últimos meses hemos aprendido que no tenemos que estar en un lugar fijo para poder trabajar, pedir comida o adquirir nuestros productos favoritos, inclusive hay estudios que revelan que en muy poco tiempo se avanzó hasta 2 o más años en el uso de plataformas digitales”, añade.

Es por esta situación que Forssell asegura que las marcas que quieran salir adelante hoy y ganar hacia el futuro serán las que, lo más pronto posible, empiecen a aprovechar los canales digitales existentes.

Carl Forssell. Foto: Mario Camino

Aprender a diferenciarse

Por otro lado, el creativo considera importante que las empresas busquen la posibilidad de aprender a diferenciarse de sus competidores en sus servicios, tanto de aquellos que son pequeños como de los grandes.

“Ya sea si se va a emprender o se ve la oportunidad de reinventarse, las PyMes necesitan diferenciarse tanto o más que las grandes marcas, yo creo francamente que invertir en una buena marca es tan importante como invertir en talento o infraestrucura, ¿qué hace a una buena marca? Que logre ser atractiva pero pragmática, que represente la visión y los valores del negocio y conecte con el consumidor”, afirma.

Tener una marca fuerte, detalla, ayudará a la pyme a competir en un mundo digital sumamente visual, donde muchas decisiones de compra se toman con base cómo luce un negocio.

“Si eres un negocio que está migrando al ámbito digital o que lo piensa hacer es muy importante que sobresalir visualmente frente a los demás, que la marca sea capaz de generar estímulos sensoriales, que comunique y que llame a ser comprada, en la nueva normalidad la marca será la fachada del negocio”, expone.

Lee: Pospandemia, oportunidad para las pymes del sector salud

También, agrega, es muy importante que las pequeñas y medianas empresas se preocupen, desde una perspectiva de branding, por generar una experiencia en los hogares de las personas, ya que la situación actual no les permite ir hasta sus establecimientos.

Transformar una marca

Pero, ¿qué hacer con aquellas marcas que, con el tiempo, han quedado obsoletas? Es muy importante renovarlas rápido, afirma el creativo.

“Una marca anticuada no conecta con el público meta, ni refleja los valores bajo los que se desarrolló en un inicio, esto pasa muchas veces porque las sensibilidades estéticas van cambiando, ahora más con la migración al mundo digital, que presenta nuevas oportunidades”, dice.

Forssell pone como ejemplo un trabajo reciente que le tocó hacer con la marca Correos de México, una histórica de la vida mexicana.

“Recientemente tuve la oportunidad de rediseñar la imagen de Correos de México, la cual en lugar de plantear un cambio radical, desarrollé una identidad que fuera a la vez una revitalización y un triunfo a su trabajo. Esto refleja exactamente de lo que te hablo, un relanzamiento de la identidad que involucra la renovación estratégica de algunos puntos de la marca, pero sin abandonar la imagen que la gente identifica”, dice.

Y no se necesita, asegura, hacer grandes inversiones para poder lograr esto, sino que se comprenda bien los valores y objetivos que tiene la marca, sabiendo muy a dónde se quiere llegar con ella.

“A mí me ha tocado crear desde marcas personales hasta marcas que representan a una nación, y lo más importante es que se represente en ella de una manera memorable la voz y la visión que tiene la empresa, independientemente del tamaño”, concluye.

Foto: Cortesía
 

Siguientes artículos

Heineken México busca emprendedores para desarrollar proyectos verdes
Por

La cervecera lanzó la convocatoria para la tercera edición del Heineken Green Challenge, con el fin de que emprendedores...