De nuevo, Robert Kiyosaki escribe acerca de su polémica tesis para generar riqueza: dejar de lado la carrera profesional y enfocarse a emprender.

 

Por Ana Paula Flores

Para Kiyosaki, una de las obli­gaciones de los padres es enseñar a sus hijos que tienen tres opciones en la vida: ser pobres, pertenecer a la clase media o con­vertirse en ricos. Es así como lo ma­nifiesta en su más reciente libro: Es­capa de la carrera de la rata. Aprende cómo funciona el dinero y vuélvete un Niño Rico. En este texto ilustrado de 77 páginas, el autor del bestseller Pa­dre rico Padre pobre, muestra cómo Red (un ratón) enseña a Tim (una tortuga) a generar riqueza a través de la explicación de términos como inteligencia financiera, ingresos, gastos, activos y pasivos.

En entrevista con Forbes Méxi­co, Robert Kiyosaki afirma que no es la crisis, sino la falta de educa­ción financiera lo que actualmente colapsa la economía de los países. El problema, apunta, es que en las escuelas no se les enseña a los niños cómo producir riqueza, sino que se les prepara para convertirse en em­pleados o, en sus propias palabras, “a introducirse en la carrera de la rata”. Él considera que debieran ser los millonarios y no los profesores los que educaran a los niños en las aulas: “Imagínate qué pasaría si en lugar de un profesor de escuela co­mún, quien diera clases a los niños fuera Carlos Slim”.

Los niños y el dinero

Kiyosaki afirma que los niños de hoy en día tienen más oportunidades de producir dinero que los de antaño. Su ventaja radica en la gran cantidad de dispositivos móviles con los que cuentan y que les permiten tener todo tipo de información a la mano.

El inversionista, conferencista y autor estadounidense afirma que él escribió un libro para niños no por­que éste sea su nuevo público meta, sino porque es este sector el que aún puede cambiar su mentalidad y salir de la “carrera de la rata”. De hecho, aclara: “Yo le hablo a la gente rica, no a la clase media, porque la clase media lo único que busca obtener es un empleo y recibir un pago”.

De acuerdo con Kiyosaki, la cla­se media se introduce en la carrera de la rata debido a que tan pronto obtiene un poco de dinero lo com­promete en créditos para hacerse de un patrimonio, por lo cual se ve obligada a trabajar hasta el cansan­cio para pagar sus deudas. Esto la convierte en esclava de su empleo y en el principal sostén del gobierno a través de su pago de impuestos. “La clase media paga impuestos; yo invierto en cosas que me hagan rico por medio de su dinero”.

¿Cómo logra Robert Kiyosaki hacerse rico a través del pago de impuestos de la clase media? Bene­ficiándose de las leyes. Él no ahorra, no coloca su dinero en el mercado de valores y no tiene empleo; él invierte en emprendimiento y gracias a ello el gobierno le regresa una cantidad del dinero invertido. “Cuando yo invierto un millón de dólares en petróleo, el gobierno me hace una rebaja de impuestos de 80,000 dólares. Yo no hago dinero con el petróleo, sino con la rebaja de impuestos”. El secreto, comenta, es invertir no en las grandes empre­sas petroleras, sino en emprende­dores del ramo petrolero; así redu­ce el impacto que puede provocar en su inversión la fluctuación en los precios del crudo.

El difícil camino del emprendimiento

“Ser emprendedor es sumamente difícil, pero ser empleado es muy fácil”, asegura Kiyosaki al ser cues­tionado acerca de por qué hay tan pocos emprendedores, si es el mejor camino para hacer dinero. Respon­de, también, que ser emprendedor implica vencer miedos y asumir muchas responsabilidades que los empleados no tienen.

Otro factor que afecta el desa­rrollo del emprendimiento es la deficiente educación que brindan los padres y las escuelas, quienes preparan a niños y jóvenes para ser empleados y no empleadores.

En el libro Escapa de la carrera de la rata, Kiyosaki describe breve­mente la historia que narra en Padre rico Padre pobre, sobre cómo, gracias a las enseñanzas del padre de su amigo Mike, encontró un nicho de mercado en el que pudo emprender y hacer dinero cuando aún era un niño de 10 años.

El estado fallido

Antes de su reciente visita, Robert Kiyosaki señala que tiene miedo de venir a Mé­xico, debido al ambiente de inseguridad que se experimenta en el país. “Hace poco, un amigo mío fue asesinado al pasar la frontera. Los narcotraficantes cada vez son más fuertes”.

Como ocurre en otros lugares, cada vez más personas se introdu­cen a las bandas delincuenciales debido a la falta de empleo. Explica que si además de que no hay tra­bajo, una parte importante de los salarios se va al pago de impuestos, la gente se siente cada vez más desincentivada y ve en el crimen organizado una forma de acumular riqueza rápidamente.

“Eso no es bueno y es impor­tante preguntarse cómo podemos hacer un cambio en la sociedad. La única forma que existe es educando a los niños de forma diferente, por­que mucha gente decide infiltrarse en el negocio de las drogas debido a que es la única forma de hacer di­nero”. Para el autor estadouniden­se, la educación financiera puede “salvar algunas vidas”, ya que es la manera más sencilla de resolver problemas financieros alrededor del mundo.

Y es que, con base en la opi­nión del autor estadounidense, el problema del narcotráfico es el mismo que el del terrorismo: ambos provienen de un Estado fallido. “Los hombres y mujeres honestos no pueden encontrar un trabajo y los jóvenes no pueden emplearse; eso es un Estado fallido y eso es lo que yo veo en México”.

El asistencialismo

Para mostrar la impor­tancia de enseñar a los niños a producir riqueza, Kiyosaki ocupa un viejo proverbio chino: “Dale un pez a un hombre y comerá un día. Dale una caña y enséñale a pescar y comerá el resto de su vida”. De acuerdo con Kiyosaki, el problema de muchos gobiernos, en particular del de Oba­ma, es que piensan que deben darle todo a la gente.

“El señor Obama piensa que a todos los niños se les debe dar educación gratuita. Es buena idea, el problema es que no tenemos el dinero para hacer eso”. Kiyosaki dice que si bien a la gente le parece que el Obama Care es una propues­ta acertada, el problema es que se sustentan sus acciones en los impuestos que le cobran a las clases medias y en la deuda que adquie­ren. “El problema es que el Estado no puede sobrevivir, si el gobierno continúa endeudándose”.

¿Hacia el colapso?

Kiyosaki augura que de seguir por el mismo camino, la economía nortea­mericana colapsará en los próximos cinco o seis años, debido a la gran cantidad de dinero que está gastando.

En este aspecto, las jubilaciones implican un tema de sumo peligro para las economías mundiales: “los baby boomers son un problema de 100 trillones de dólares. No vamos a poder responder a esta demanda cuando se incremente el número de adultos mayores”.

De acuerdo con el autor estadou­nidense, la única alternativa ante la catástrofe que se avecina es ree­ducar a las nuevas generaciones. “A la gente adulta no le enseñan en la escuela cómo vencer sus miedos a emprender. Lo único que enseñaron fue a ser empleados, trabajar por un salario, pagar impuestos, obtener una pensión…”.

Cuando se observa que para Kiyosaki el público pobre y de clase media ya es un “caso perdido”, cobra sentido que sus más recientes obras se dirijan a públicos infantiles y jóvenes. Son ellos, asegura, quie­nes aún están a tiempo de salir de la “carrera de la rata” y convertirse en personas libres de ataduras labora­les y del pago de impuestos.

niños_foto1_buena

 

Siguientes artículos

Campañas con sentido social o ¿en serio quieres mi lugar?
Por

En México no existe una cultura de respeto a prácticamente nada. Por eso urgen campañas de responsabilidad social nacion...