El gobierno ha fracasado en sus funciones de hacer crecer la economía, reducir la pobreza y el desempleo, combatir la inseguridad y la corrupción, opinan más de 500 directivos, según el ‘Barómetro de Empresas 2015’ de Deloitte.

 

Los empresarios de México reprobaron el desempeño del gobierno como promotor de la economía, guardián de la seguridad y garante del Estado de Derecho.

PUBLICIDAD

La actual administración de Enrique Peña Nieto fue evaluada por más de 500 directivos de empresas en 11 rubros, de los cuales en nueve su desempeño es calificado como malo, de acuerdo al informe “Barómetro de Empresas 2015”, realizado por la consultoría de negocios Deloitte México.

Para 84.1% de los empresarios, en la tarea de combatir la impunidad para que prevalezcan el Estado de Derecho y la legalidad, el gobierno ha realizado una mala tarea. Además, 12.7% opina que su desempeño en este rubro es regular y sólo 2.3% lo considera bueno.

En combate a la corrupción, 83.7% de los encuestados piensa que el trabajo del gobierno fue malo y 13.6% regular. En materia de reducción de la inseguridad pública, 75.4% opina que es malo el desempeño y 20.6% regular. En el área de asegurar la rendición de cuentas (transparencia), la calificación es mala para 73.9% de los entrevistados y regular para 19.1%.

En materia económica, la calificación de los empresarios al gobierno tampoco es muy halagüeña. En su labor de reducir la pobreza, 73.9% piensa que el desempeño es malo y 21.9% que es regular. En reducción del desempleo, 53.7% lo califica de malo y 40.1% de regular. En su labor de hacer crecer la economía, 62.9% opina que es mala y 29.7% que es regular.

Tampoco hay una buena evaluación en materia educativa, ya que 65.2% ve como mala la labor del gobierno en mejorar la educación.

Los rubros en los que sale mejor librado el gobierno son estimular la inversión privada (49.1%, malo; 15.7 34.4%, regular), mejorar o ampliar la infraestructura (35.2%, malo; 46.9%, regular) y mantener la inflación bajo control (30.2%, malo; 44.2%, regular).

La evaluación promedio de los empresarios al gobierno le da un porcentaje de 62.5% como desempeño malo y 28.3% como regular. Sólo existe un 8.5% que considera que el papel del gobierno, en general, ha sido bueno.

 

Y sin embargo, se mueve

La mala evaluación que hacen los empresarios de la labor del gobierno en la vigésima séptima entrega del “Barómetro de Empresas”, encuesta que recopila y revela las expectativas y tendencias empresariales sobre el clima de negocios en México, coincide con un optimismo muy moderado entre los directivos.

Los datos a abril de 2015 muestran que entre los empresarios encuestados existe la percepción de que habrá cambios positivos en los cinco aspectos considerados en relación con el entorno de negocios: clima de inversiones, situación económica, disponibilidad de crédito, empleo y seguridad pública. Sin embargo, para la mayoría, la situación actual prevalecerá igual el siguiente año (46.6%) y sólo 25.6% prevé un mejor entorno para 2016.

También la percepción actual respecto al año pasado empeoró: 48.3% dice que empeoró la situación y 36% considera que permanece igual; sólo mejoró para 13.9% de los directivos.

Sin embargo, cuando se habla del comportamiento de las compañías, el panorama mejora: para 56.5% de los empresarios, la situación general de sus empresas en relación con un año antes ahora es mejor y 71.1% tiene confianza de que será mejor dentro de un año.

 

Amenazas a la vista

La inseguridad y la corrupción (factores internos no económicos) son las amenazas principales que podrían obstruir el crecimiento de la economía mexicana, destaca el estudio de Deloitte.

Los factores más amenazantes para la economía de México son, en orden de relevancia: la inseguridad (25.7%), la corrupción (23.2%), la baja de los precios del petróleo (18%), la desaceleración de la economía (13%), los desacuerdos políticos internos (7.4%), la impunidad (7.2%), el alza en los precios internacionales de las materias primas (2.8%) y la inflación (2.3%).

Esto coincide con la opinión de los economistas del sector privado consultados mensualmente por el Banco de México, donde el obstáculo para el crecimiento económico mencionado con más frecuencia en los 12 meses más recientes (marzo de 2014-febrero de 2015) es “problemas de inseguridad pública”.

También coincide la información de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (cuyos resultados difundió el INEGI en enero de 2015): en diciembre de 2014, 67.9% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro, percepción social similar a la de diciembre de 2013.

La inflación no es vista por los directivos como amenaza para la economía de México. Sin embargo, para 2015 y 2016 prevén tasas superiores a 4%, en promedio. Por otra parte, la mayoría (57.7%) de los ejecutivos pronostica que el precio del dólar estará dentro de un año por arriba de 14.50 pesos.

Sobre la mala evaluación de los empresarios al gobierno, el informe de Deloitte concluye que estas opiniones “seguirán influyendo en sus decisiones”. Incluso, los autores el estudio advierten: “Aunque las empresas suelen adaptarse a su entorno, no son inmunes al ambiente externo.”

 

Siguientes artículos

Manejo de información, un riesgo de 2.6 mdp para las Pymes
Por

El 66% de las pequeñas empresas en México consideran que no están expuestas a un fraude con información sensible, sin em...