Reduciendo las proyecciones, busca maximizar la credibilidad de su trayectoria de consolidación fiscal.

 

Reuters

MADRID.- El Gobierno español reveló el viernes un nuevo cuadro macroeconómico pactado con Bruselas, marcado por un empeoramiento de las previsiones de crecimiento y empleo, junto con una ampliación del plazo para cumplir con el calendario de consolidación fiscal.

PUBLICIDAD

El gobierno espera en 2013 una contracción económica de 1.3% del PIB, y una tasa positiva del 0.5% para 2014, contra el crecimiento de 1.2% que esperaba anteriormente para ese año.

El calendario de reducción del déficit se ha relajado en connivencia con la Comisión Europea y el saldo negativo no se situará por debajo del 3% del PIB sino hasta 2016.

Para 2013, el déficit previsto ahora es del 6.3% frente al -4.5% calculado antes, y el de 2014 se situaría en -5.5%, frente al objetivo inicial del -2.8%.

Por otra parte, se retrasa la creación de empleo en un año hasta el 2015, cuando aumentaría un 0.3%, tras contraerse 3.4% este año y 0.4% el que viene.

Las tasas de desocupación previstas en el nuevo cuadro son del 27.1% en 2013 (frente a 24.3% antes), del 26.7% en 2014 (antes 23.3%) y no se situarían por debajo del 25% sino hasta 2016.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, destacó en la rueda de prensa posterior al encuentro del Consejo de Ministros que estas nuevas proyecciones son conservadoras.

“Son hipótesis muy prudentes, muy cautas, para que la senda de reducción de déficit público tenga una elevada credibilidad”, dijo.

Aparte, el Gobierno español rechazó el viernes endurecer el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el impuesto a las rentas sobre las personas para corregir los desequilibrios de la economía, encabezados por el elevado déficit público, pero anunció ajustes en impuestos especiales y otros de menor repercusión pública.

“No se van a subir los grandes impuestos, renta e IVA”, dijo la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que compareció ante la prensa tras el Consejo de Ministros que aprobó las nuevas proyecciones macroeconómicas y el programa de reformas.

Sáenz de Santamaría, que compareció junto al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, dijo que presentará ocho reformas “clave” para sentar las bases para la recuperación y la creación de empleo.

En cuanto a las medidas de consolidación fiscal, la vicepresidenta dijo que se constituirá una autoridad fiscal independiente, se acelerará la ley de transparencia y se revisará la tributación medioambiental y de impuestos especiales.

Sáenz de Santamaría dijo que el Gobierno aún no ha tomado ninguna medida sobre las pensiones, cuya sostenibilidad se ha puesto en duda recientemente ante el rápido ascenso del desempleo y la bajada de las afiliaciones a la Seguridad Social.

La vicepresidenta dijo también que el Gobierno evaluará los efectos de la reforma laboral aprobada en marzo de 2012, después de que la tasa de desocupación alcanzó en el primer trimestre de 2013 un máximo histórico del 27.2%.

 

 

Siguientes artículos

Banxico ve riesgos de desaceleración
Por

El banco central mantiene la tasa de referencia en 4.0% y resalta las señales de debilidad en la economía mundial....