Se ha desatado una guerra de talento en la industria automotriz en México, y el talento está ganando. Mientras, en el sector petrolero hay mucha oferta y poca demanda, lo que aplica al crudo y al talento.

 

El primer mes del año se nos fue y el entorno político y global nos dio mucho en que pensar y de que hablar. Les comparto un resumen de lo que hemos estado escuchando en nuestras conversaciones con ejecutivos de alto nivel y consejeros en Estados Unidos y México. Es un buen año para ser ingeniero(a).

 

PUBLICIDAD

El dólar en la mira

El principal tema de conversación y fuerte preocupación es la apreciación del dólar estadounidense. La desaceleración de mercados emergentes y el incremento en las tasas de interés ha creado un apetito global por el billete verde. La depreciación del peso mexicano contra el dólar está incrementando la competitividad manufacturera de México.

La caída en el precio del petróleo está contribuyendo a disminuir el costo de transportación y logística. Estos dos factores podrían detonar otra ola de outsourcing de manufactura hacia países emergentes como México. Pero tiene que existir la demanda de productos, y los consumidores no están reflejando mucho apetito. La apreciación del dólar también encarece los productos estadounidenses y disminuye su consumo global.

 

Caliente, el sector automotor

Se ha desatado una guerra de talento en el sector automotor en México, y el talento está ganando. Las ventas de autos y camionetas en Estados Unidos superaron los 17.5 millones de unidades, según The Wall Street Journal. El bajo costo de la gasolina en ese país indica que las ventas de los vehículos más pesados (como las camionetas) seguirá creciendo en 2017. Este tipo de vehículos suelen tener los mejores márgenes de utilidad para las armadoras. Se especula que las ventas en 2017 podrían eclipsar las 18 millones de unidades[1] casi duplicando el volumen de 2009, el peor año de la industria desde 1982.

Las expectativas de ventas de Estados Unidos, la apreciación del dólar y el bajo costo del petróleo perfilan para que 2017 sea uno de los mejores años para la producción de autos y autopartes en México. El arranque de plantas armadoras nuevas en México de Audi, BMW, Kia y Ford ha eclipsado los problemas recientes de Volkswagen. La producción de autopartes en México alcanzó los 81.4 millones[2] de dólares en 2014 y los pronósticos apuntan a 96.9 millones para 2018[3].

El escenario favorece al talento en la industria automotriz. La alta demanda está premiando al talento con experiencia y está generando muchas oportunidades de desarrollo. La experiencia vale oro y la industria está obligada a apostarle a gente con potencial.

 

Frío: exploración y producción en el sector petrolero

En resumen, mucha oferta y poca demanda. Esto aplica para el petróleo y para el talento en la industria a nivel global. El precio del barril Brent cayó a USD$27.67 y el crudo estadounidense cayó a USD$28.36 durante enero. Billones de dólares en inversiones se han pospuesto por el nivel de precios. Los economistas del Royal Bank of Scotland predicen que el crudo puede caer hasta USD$16.00, mientras que Standard Chartered predice que el precio puede llegar a USD$10.00 por barril.

En 2013, cuando la reforma petrolera en México tomaba forma, nos preguntábamos cómo se iba a abordar la falta de talento con experiencia dentro de la industria en el país. La desaceleración de la industria está permitiendo el desarrollo gradual del talento en el sector en México, y la falta de trabajo a nivel global está permitiendo a las empresas petroleras de la región adquirir talento con un alto nivel de experiencia a un costo razonable. La gente con potencial y en desarrollo está perdiendo la guerra de talento en el sector petrolero.


[1]The Wall Street Journal
[2]INEGI
[3]IHS Global Insight


 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @josejorgeruiz

Facebook: José J. Ruiz

Página web: Alder Koten

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿China puede controlar su desaceleración?
Por

Sí y no. China no puede detener una desaceleración, pero sí tiene que evitar una crisis grave. Y aunque necesita encontr...