Por María Isabel Studer Noguez*

La creatividad y la innovación son cada vez más valorados en un mundo en el que necesitamos encontrar soluciones ante los grandes desafíos que enfrenta la humanidad. En particular, y por sus impactos cada vez más costosos, el cambio climático exige no solo acciones para detenerlo y revertirlo, sino también para adaptarnos a una situación en la que el aumento de la temperatura del planeta es ya una realidad.

Este año las emisiones de CO2 han vuelto a crecer tras tres años de estancamiento, alcanzando las 41.5 giga toneladas, cifra que supera el máximo histórico alcanzado en 2015, año en el que se firmó el Acuerdo de París. De nuevo, los combustibles fósiles y la industria han sido las fuentes principales de dichas emisiones, impulsados sobre todo por China y Estados Unidos.

En los últimos 15 años, la deforestación ha sido la quinta fuente de emisiones de carbono global. Durante todo ese tiempo, México ha perdido más de dos millones de hectáreas de bosques y selvas, un 5% de su superficie forestal. Con ellas, nuestro país perdió también los servicios ambientales que nos prestan, aumentando además su vulnerabilidad frente al cambio climático. Desafortunadamente, actividades como la ganadería extensiva, la agricultura convencional, los incendios y la extracción de maderas preciosas de manera no sostenible, han provocado que, por ejemplo, la deforestación en Chiapas alcance un 55% del estado.

PUBLICIDAD

Soluciones Climáticas Naturales, la alternativa clave frente al calentamiento global

De esta manera, en plenas pláticas en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP23), que concluyó la semana pasada, se presentó el estudio Nature Climate Solutions, el cual ha sido elaborado por The Nature Conservancy (TNC) junto con otras 15 instituciones y organizaciones internacionales de prestigio. Dicho estudio va un paso más allá de lo apuntado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y concluye que la naturaleza podría conseguir, mediante técnicas económicamente rentables y sostenibles, el 37% de la reducción de las emisiones requeridas para 2030. Esto es equivalente a detener totalmente la quema de petróleo en todo el mundo. Para el caso de México, el país podría reducir sus emisiones un 21% aproximadamente, lo equivalente a sacar de circulación a 33 millones de autos.

Por supuesto, las Soluciones Climáticas Naturales no sustituyen la necesaria reducción de emisiones por el lado del consumo de fuentes fósiles. Son herramientas que, además de incrementar la resiliencia frente al cambio climático, pueden también acelerar la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero, de manera costo-efectiva, y con amplios co-beneficios asociados a los servicios que ofrecen los bosques y los suelos: captura de CO2, recarga de acuíferos, productividad de los suelos para incrementar la oferta de alimentos, generación de productos agro-forestales, entre otros.

En el caso de México, TNC ha mostrado, sobre todo en la Península de Yucatán y en la Sierra Madre de Chiapas, que el manejo integral de los campos agrícolas, ranchos ganaderos, bosques y selvas puede incrementar la productividad rural, a la par que se conservan los ecosistemas y se contribuye a enfrentar el cambio climático y sus consecuencias. Sin embargo, aún queda mucho camino por andar. Aunque se ha comprobado que este tipo de soluciones representan inversiones menores que la que por ejemplo suponen los sistemas de biomasa o de captura y almacenamiento de carbono, hoy reciben en promedio 30 veces menos financiación que alternativas relacionadas a las energías renovables, el transporte limpio o la eficiencia energética.

Soluciones Climáticas Naturales, como la restauración de suelos, el manejo integrado del paisaje, incluyendo la reforestación y el manejo forestal, así como la agricultura de conservación y los sistemas silvopastoriles, representan una gran oportunidad para México. Es el momento de alinear los incentivos necesarios para que gobiernos, empresas y sociedades sumen esfuerzos encaminados a su aplicación. De ello dependerá que seamos capaces de cumplir las metas del Acuerdo de París y, con ello, garantizar la viabilidad de la humanidad en el futuro.

Para conocer más, les invitamos conectar al livestream el miércoles 22 a las 16:00hrs.

*Directora ejecutiva de The Nature Conservancy México y Norte de Centroamérica.

 

 

Siguientes artículos

Violencia contra las mujeres, discriminación extrema
Por

Hoy en día, la violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los Derechos Humanos más persistent...