Familiares de líderes sindicales, exmilitantes de partidos políticos y aspirantes independientes a comicios nacionales y locales, encabezan algunos de los 52 organismos que hasta el 25 de enero notificaron al Instituto Nacional Electoral (INE) su intensión de constituirse como partido político nacional.

Aunque la apertura del registro de nuevos partidos -que ocurre cada seis años-, está concebido para permitir la integración de organismos que representen a diferentes sectores de la sociedad e impulsar la renovación de la oferta política, es muy común que estén dirigidos por personajes que ya pertenecían a otras fuerzas.

Por ejemplo, entre los organismos con miras a convertirse en partidos políticos nacionales está Redes Sociales Progresistas, una asociación civil integrada por maestros que dirige Fernando González Sánchez, exsubsecretario de Educación Básica durante el sexenio de Felipe Calderón y yerno de Elba Esther Gordillo, exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Redes Sociales Progresistas no es la única asociación dirigida por familiares de la exlideresa sindical, que busca un puesto en el grupo de los partidos políticos nacionales. México Blanco está encabezado por Erika Hernández Gordillo, sobrina de Elba Esther.

Encabezado por Vladimir Aguilar, militante por 20 años del PRD y quien ocupó cargos como secretario de Operación Política, está Demócratas.

Libertad y Responsabilidad Democrática es conformado por Margarita Zavala, excandidata presidencial independiente en las elecciones de 2018; y Felipe Calderón, ex presidente de la República; fue otro de los partidos registrados el pasado 21 de enero. Su asociación ha sido llamada “México Libre” en redes sociales y medios de comunicación.

Pueblo Republicano Colosista, dirigido por Gonzalo Navor Lanche, exaspirante independiente a la Presidencia de la República y quien apoyó a Luis Donaldo Colosio en su campaña presidencial.

Pero el surgimiento de nuevos partidos con políticos que alguna vez pertenecieron a las estructuras partidistas tradicionales es muy común en el sistema democrático mexicano, después de todo el PRD se conformó con líderes del PRI, y Morena con los inconformes del PRD, destaca Roberto Duque, académico de la UNAM y especialista en derecho electoral.

“El PRD es un hijo rebelde del PRI, hay que recordar que en su conformación los tres prisitas que decidieron –Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y Cuauhtémoc Cárdenas- para crear este partido y luego al PRD le sale un hijo indómito que es Morena, esta historia de tres generaciones la conoce muy bien gente que ha militado en los tres partidos”, apunta Duque.

Lee también: Más de 102,000 piden en Change.Org cancelar el partido México Libre

 

El nuevo partido del poder en México

Los lineamientos para obtener el registro de nuevos partidos políticos son difíciles de superar y alrededor del 5% de los que se registran cada seis años logran cumplir con ellos, advierte Duque.

Sin embargo, la victoria de Morena al obtener la mayoría en el Congreso de la Unión y la Presidencia en los comicios federales del 2018, mismo que modificó el mapa político del país, podría impulsar a más organismos a buscar conformarse como una nueva opción política.

Además de Morena, desde 2012 únicamente dos partidos políticos pudieron obtener su registro: Partido Humanista y Partido Encuentro Social (PES) y ninguno de los dos pudo conservarlo toda vez que no alcanzaron 3% de la votación en comicios federales previos.

Este cambio es producto del desgaste de la imagen de los partidos políticos tradicionales del país, advierte Duque.

“Un partido político de nuevo registro es la primera fuerza política del país, me da la impresión que ahora habrá una suerte de fiebre de la creación de nuevos partidos políticos y no tanto candidaturas independientes”.

Te puede interesar:

Gabriel Quadri busca crear un nuevo partido político llamado ‘Cambiemos’

 

Siguientes artículos

Operativos en mar y tierra contra el huachicoleo y 9 puntos más de la ‘mañanera’ de AMLO
Por

López Obrador indicó que exaccionistas de Grupo Modelo iban por 30,000 mdp en devolución de impuestos.