Reuters.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó a la Guardia Revolucionaria de Irán como una organización terrorista, una medida sin precedentes que eleva el espectro de represalias a Teherán en un Oriente Medio cada vez más tenso.

Esta es la primera vez en que Washington emite formalmente una designación de este tipo para una fuerza militar de otra nación.

“La Guardia Revolucionaria es el principal medio del Gobierno iraní para dirigir e implementar una campaña de terrorismo global”, dijo Trump en un comunicado.

Irán condenó inmediatamente la decisión, señalando que se trata de un acto ilegal generado por la influencia regional de Teherán y su “éxito en combatir al Estado Islámico”, según la televisión estatal.

Alta tensión

La tensión entre ambos países ha aumentado desde que Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 en mayo pasado y reimpuso una serie de sanciones que han golpeado a la economía iraní. Trump dice que el pacto no aborda la actividad de misiles balísticos de Irán o lo que ve como una influencia maligna en la región.

Formada tras la Revolución Islámica de 1979 con la misión de proteger el sistema de gobierno chií, la Guardia Revolucionaria es la organización de seguridad más poderosa de Irán y tiene enorme influencia en su sistema político, controlando grandes partes de la economía y de las fuerzas armadas.

Con esta medida, los que hacen negocios con el organismo podrían recibir hasta 20 años de prisión y no pueden ingresar o realizar operaciones comerciales con Estados Unidos.

La designación “deja en claro los riesgos de realizar negocios o entregar apoyo a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria”, afirmó Trump. “Si estás haciendo negocios con ellos, estás financiando al terrorismo”.

Lee también: SHCP quiere obtener impuestos de Uber, Netflix y otras empresas digitales para 2020

Después que el viernes se conocieran informes sobre la planeada medida, legisladores iraníes advirtieron que Teherán podría tomar acciones recíprocas. Críticos han advertido que la acción podría dejar a funcionarios y militares estadounidenses a merced de acciones similares por parte de gobiernos hostiles.

Estados Unidos ya había puesto en su lista negra a decenas de entidades y personas afiliadas a la Guardia Revolucionaria, un cuerpo de elite de la república islámica, pero no a la organización en su totalidad.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, un férreo crítico de Irán, ha estado presionando por un cambio en la política estadounidense como parte de una posición más firme del Gobierno de Trump en torno a la república islámica.

Pompeo dijo que la medida de Washington entrará en vigencia en una semana.

 

Siguientes artículos

Daniel Sertvitje recibe el titulo de Doctor Honoris Causa por la EBC
Por

De acuerdo con un comunicado, el líder de Grupo Bimbo incorpora tanto en su trayectoria profesional como en su vida pers...