Por Leif Walcutt

Después de un extenso proceso de reclutamiento, puede ser tentador sugerir una sutil negociación salarial o aceptar lo que te ofrecen y empezar a trabajar al siguiente día. ¡No arrojes la toalla aún! No quieres renunciar a estos beneficios antes de firmar tu contrato.

Más sobre el tema: Mejora tu proceso de reclutamiento en cinco pasos

  • Días extra de vacaciones

Lo más probable es que, durante el proceso de reclutamiento, la persona de Recursos Humanos te indique cuál es el número de días permitidos al año. La mayoría de las personas se siente satisfecha con dos semanas al año más los días que se acumulen por cada año laborado, sin embargo, no tienes que ser una de ellas. Usualmente el personal de Recursos Humanos tiene más control sobre la concesión de días de vacaciones que la renegociación del salario.

PUBLICIDAD
  • Trabajo desde casa/horario flexible

Enfócate en explicar cómo trabajar de manera remota podría beneficiar tu productividad (tiempo de traslado=menos tiempo para completar tus tareas diarias). Entiende las políticas de home office de la organización antes de negociar, y  sugiere quizás un período de prueba para el home office o los horarios flexibles.

Lee también: Home office aumenta 28% la productividad de las empresas

  • Bono por contratación

Usualmente en el campo laboral financiero, de consultorías y tecnologías de la información, este pago único puede sumarse a tu primer cheque aparte de tu salario convenido. Frecuentemente la opción está disponible durante el proceso de reclutamiento pero muchos candidatos no se animan a preguntar.

Al final: si no preguntas, nunca sabrás (ah, y no olvides tener todo por escrito).

También puedes leer: Crear hoy el futuro del trabajo

 

Siguientes artículos

Futuro digital en la industria petrolera
Por

Los nuevos sistemas digitales utilizan Analytics, IoT y dispositivos móviles para impulsar a la industria del petróleo a...